Sin categoría

EQUILIBRIOS DE BRAZOS

Hola yoguis!!
Hoy quiero compartir con vosotros mi experiencia con los equilibrios de brazos.
Como ya he comentado en alguna ocasión, la primera vez que conseguí hacer el cuervo fue mi primer equilibrio de brazos. Y me dio tal subidon que me vi haciendo todos los demás. Comencé con esta postura porque en aquel momento me parecía que era la primera para empezar, pero seguramente hay otras más sencillas para empezar. Hoy os las voy a poner en un orden, que a mí me parece, de menos a más dificultad.
El secreto para conseguirlas, el equilibrio. Reconozco que también hay que estar fuerte, sobre todo los brazos y los hombros, pero la clave está en encontrar el punto de equilibrio del cuerpo de cada uno.
Cómo se consigue, con práctica, mucha práctica! Yo, por mi experiencia, ese a sido mi único secreto. Si existe algún truco para llegar antes, lo desconozco.
Bueno, os puedo decir que igual que los equilibrios sobre una pierna, aquí también viene bien fijar la vista en un punto. Éste gesto, nos ayuda a mantener la concentración. Y la concentración si es la clave para mantener el equilibrio.
Antes de comenzar, os recomiendo que calentéis los músculos un poco. Por ejemplo, podéis hacer dos o cuatro saludos al sol. Aquí os dejo el enlace al video donde lo mostré hace un tiempo, por si no lo recordáis.
Después, por mi propia experiencia, os recomiendo que si vais a probar, practiquéis primero los equilibrios de brazos. Porque, como yo lo llamo, son unos mata brazos. Y si hacéis vuestra práctica de yoga primero, a lo mejor luego no os quedan fuerzas para probar.
Cuando termines de probar los equilibrios de brazos, podéis seguir con vuestra práctica habitual.
Otro consejo, si practicáis sobre una esterilla también podéis rodearos de cojines. Os encontraréis con más seguridad y si os caéis os haréis menos daño.
Empezamos!!
La primera postura que os propongo no es precisamente un equilibrio de brazos, pero lo parece. Visualmente me parece muy chula y no es muy complicada de hacer.
Os sentáis en el suelo con las piernas estiradas, dobláis la pierna derecha y la pasarais por delante de la izquierda. Si vais el cuerpo hacia la izquierda y pasáis el brazo por delante de la pierna derecha, que está doblada. Como si fuerais a hacer una torsión. La mano izquierda la apoyáis en el suelo y la derecha os cogéis el pie izquierdo, para cogeros el pie podéis doblar un poco la pierna. Después con un pequeño impulso inclináis el cuerpo hacia delante, estirando la pierna izquierda y doblando un poco el brazo derecho. Y ya lo tenéis!! Deshacéis y repetís con el otro lado.

La siguiente postura, desde mi opinión, sería el siguiente nivel de la anterior. O sentáis con las piernas hacia el lado derecho y ponéis el pie izquierdo sobre el derecho. Sin soltar los pies, anchais un poco las piernas para meter el brazo derecho entre ellas y apoyáis las dos manos en el suelo. Ahora tenéis que intentar que el muslo de vuestra pierna derecha apoye bien en el antebrazo derecho. Inclinando el cuerpo hacia delante, a la vez que dobláis un poco los codos, ya podéis levantar las piernas que las sujeta el brazo derecho. Y a mantener el equilibrio!! Deshacéis y probar con el otro lado también.

Para la siguiente postura, comenzamos de pie. Anchais un poco las piernas, e intentáis meter vuestro cuerpo hasta que la rodilla se apoye en el hombro lo más posible. Apoyáis las manos en el suelo y juntáis los pies, los podéis poner cruzados, si no os llegan, que toquen palma con palma. Estiráis los brazos y eleváis los pies del suelo. Y a mantener el equilibrio!! 

Otra postura. Esta vez, es un cuerpo lateral. Esta es un poco más complicada. Apoyáis las manos en el suelo, doblando los codos y doblando las rodillas dejáis apoyar las piernas en el brazo derecho, por ejemplo. Después, poco a poco, vais inclinando el cuerpo hacia delante y elevando los pies del suelo. Deshacéis y repetís con el otro lado. 

Siguiente postura. Os colocáis de rodillas en el suelo, lleváis la pierna derecha hacia delante, apoyando el pie. Inclinando el cuerpo, apoyando las manos en el suelo, intentáis meter vuestro hombro derecho debajo de la pierna derecha. Después vuestra pierna derecha abraza vuestro brazo derecho, dejando el pie en el aire. Ahora buscáis el punto de equilibrio de nuestro cuerpo y poco a poco eleváis la pierna izquierda que estaba estirada. Deshacéis y repetís con el otro lado.

Y para terminar, el mini cuervo y el cuervo normal. 
Para el mini, dobláis los brazos apoyando la mano y principio del brazo en el suelo. Apoyarais las rodillas lo más cerca de las axilas que podáis. Y, una vez más, poco a poco vais buscando el equilibrio del cuerpo y elevando los pies del suelo.
Para el cuerpo normal es lo mismo pero solo apoyando las manos en el suelo.

Y ya está por hoy!!!
Como se os han quedado los brazos?? Os aconsejo que los relajéis y estiréis bien.
Aquí os he puesto una pequeña muestra de lo que se puede hacer en equilibrio de brazos. Personalmente, fueron las primeras que aprendí. Otro día os pondré otras más complicadas, que aún sigo trabajando en ellas!! 
Espero que os haya gustado. Por si acaso aquí os dejo el enlace al video para que veáis cómo se hacen en movimiento.
Que sepáis que agradezco mucho todos vuestros comentarios, tanto aquí en el blog como en el resto de sitios y redes sociales. Sois una gran motivación para mi y me alegra mucho ver que mejoráis y avanzáis en vuestra calidad de vida. No olvidéis que el mérito es vuestro!!
Un saludo muy fuerte y nos vemos en el próximo!!
Blanca.
Anuncios

1 thought on “EQUILIBRIOS DE BRAZOS”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s