Sin categoría

Seguimos estirando el cuerpo y no cedemos en la lucha.

Buenos días yoguis!!
Parece que las calores se van sosegando un poco, al menos por algunos lugares, a los que todavía no, paciencia.
Espero que donde estéis lo llevéis de buena manera, ya sea estando de vacaciones o trabajando.

Y es que hay veces en los que la vida se vuelve, bien de manera leve o mas dura, una lucha y de eso vamos a hablar esta semana.

Ya sea por causas externas o porque nuestra cabeza se vuelve en contra nuestra, hay veces que parece que vivimos una lucha constante. Pero si lo pensamos detenidamente siempre estamos en acción, en constante superación, ya sea de obstáculos pequeñitos o enormes.
Y esto en el fondo no lo considero un problema, siempre y cuando lo sepamos gestionar de buena manera.

Ante los problemas de la vida, que siempre los hay y todos los sufrimos, tenemos que tener una actitud de lucha y superación. Tenemos que tener claro que las cosas no se resuelven solas, que los milagros no pasan porque si, que la suerte sin intención no llega.

Y para poder tener esa actitud de lucha primero tenemos que ser conscientes del problema, aceptarlo como tal y reflexionar sobre como afrontarlo.
Después tendremos que apostar por nosotros mismos y no ceder hasta el final. Así haya que intentarlo en varias etapas. La actitud de lucha tiene que ser nuestro principal arma ante las adversidades que nos lleguen.

Una actitud pasiva, sin ganas ni fuerzas no nos llevará más que a un circulo vicioso de pena, culpa o drama innecesarios.

Y que pasa cuando es nuestra cabeza la que nos juega una mala pasada y nos lleva hacia el lado más negativo de las cosas, privándonos de vivir!
En este caso necesitaremos mas fuerza y voluntad que nunca. Sabiendo llevar a nuestra mente hacia las cosas positivas, ya sea recordando todo lo bueno que tenemos y hemos vivido; o recurriendo a estímulos externos, ya sea con canciones, frases, libros, ejercicio, etc. Y sobre todo rodeándonos de gente que nos quiere, nos respeta y apoya. Esto es fundamental.

En el caso de ser conscientes de que nosotros solos no podemos superar esa situación y entender que no tenemos la fuerza necesaria, siempre podemos recurrir a la ayuda profesional.
A veces no somos conscientes de que nuestra mente es una parte del cuerpo mas, con sus problemas y enfermedades, y tenemos que dejar de pensar que “eso de ir al sicólogo es para locos”.
Siempre os digo que la mente es mucho más poderosa de lo que nos parece, no la subestiméis.
Y para seguir entrenando a nuestra mente en esta actitud de lucha y superación, entramos en la recta final de este reto de julio con dos semanas muy intensas en lo que a las asanas se refiere.
Para esta semana tenemos cinco posturas donde vamos estirar principalmente nuestras piernas y cadera de una forma bastante intensa. El resto del cuerpo también se vera beneficiado del estiramiento.

Comenzamos la semana con una extensión lateral intensa.
Para realizarla os colocáis de pie sobre la colchoneta con los pies juntos. Después adelantáis el pie derecho mas o menos a un metro de distancia y os quedáis en esa posición. Seguidamente eleváis vuestras manos por encima de la cabeza y, con la expulsión del aire, vais flexionándo el tronco hacia la pierna adelantada. La espalda baja lo mas recta posible y las manos las apoyáis donde os lleguen. Para poder hacer este gesto, tenéis que rotar la cadera hacia afuera, como pingando el culete.
Aguantáis un mínimo de tres respiraciones, deshacéis y repetís con la otra pierna.
Con esta postura vais a notar como se estira toda la cara posterior de la pierna, los talones y la espalda.

image
Seguimos con una extensión frontal intensa.
De pie sobre la colchoneta, separáis generosamente los pies y los dejáis mirando hacia el frente. A continuación colocáis los brazos en cruz y flexionais el tronco hasta dejarlo paralelo al suelo. Después, poco a poco, lo seguís bajando hacia el suelo, apoyando las manos para hacer un poco de palanca. Si podéis, lleváis las manos a las pantorrillas o los empeines y seguís haciendo fuerza con el abdomen bien activo, para intentar llevar la cabeza lo mas cerca del suelo.
Aguantáis unas tres respiraciones y deshacéis.

image
Continuaremos con el ángulo lateral extendido.
Seguimos de pie y los pies generosamente separados. Esta vez el izquierdo mira al frente y el derecho lo giraremos hacia afuera. Flexionamos la pierna derecha, de manera que la rodilla que en línea con el talón. Después apoyamos la mano derecha por la parte de fuera del pie y llevamos el brazo izquierdo por encima de nuestra cabeza, lo mas recto posible para que forme una línea del pie hasta la mano. La mirada va hacia la mano elevada.
Aguantáis un mínimo de tres respiraciones, deshacéis y repetís hacia el otro lado.
Aquí tenéis un grandísimo estiramiento para todo el cuerpo!

image
Cuarta postura de la semana, más que postura un estiramiento intenso del muslo.
Os arrodilláis sobre la colchoneta, dejando una pierna arrodillada y la otra la adelantáis flexionada pero con el pie ligeramente adelantado ( en el video lo veréis mejor ). Después lleváis el cuerpo hacia delante, pero manteniéndolo recto, asentando bien la cadera. Dejáis una mano apoyada en el muslo y la otra agarra el pie de la pierna que sigue arrodillada ( en la foto lo veréis mejor, insisto ). Sobre todo aseguraros que vuestra rodilla de la colchoneta apoya por encima de la rotura y si os hace daño, podéis colocar una toalla doblada o la misma colchoneta doblada.
Aguantáis unas tres respiraciones, deshacéis y repetís con la otra pierna.

image
Y terminaremos la semana con la pinza de pie.
Comenzaremos de pie sobre la colchoneta con los pies casi juntos, con un pequeño hueco entre ellos. A continuación eleváis los bazos hacia arriba y en la expulsión comenzáis a flexionaros el tronco poco a poco. Podéis hacer un alto a mitad de camino, dejando el cuerpo paralelo al suelo, para ir recolocando la cadera. Luego seguís descendiendo hasta donde lleguéis, teniendo en cuenta que la espalda tiene que bajar lo mas recta posible. Mas que donde os lleguen las manos, os tenéis que centrar en llevar el pecho hacia las piernas. Como os digo, cada uno llega hasta donde pueda y ahí os quedáis un mínimo de cinco respiraciones, intentando relajar la tensión al inspirar y empujando un poco más al expulsar. Contra mas tiempo permanezcáis mas notareis que os estiráis. Las piernas deberían de estar rectas, pero si la tensión es muy grande las podéis flexionar ligeramente.
Después de mantener la posición deshacéis lentamente.

image
Y así queda completada otra semana en la vamos a estirar de manera intensa las piernas y la cadera.

Seguramente son las zonas en las que mas rigidez encontrareis a la hora de practicar yoga. Pero no os abruméis y no dejéis de luchar con vuestra mente y vuestro cuerpo.

Aquí os dejo el video con las asanas hechas a modo de secuencia. En el llevo top de Reebok y mallas de Paratifit.

 

Espero que sigáis disfrutando de vuestras practicas durante esta semana y no dejéis de compartir!

Por mi parte ya sabéis que todo lo que comparto esta basado en mi propia experiencia personal. Vosotros tenéis que saber adaptarlo a vuestras necesidades y limitaciones. Nunca sintáis dolor!

Disfrutad mucho y muchísimas gracias por leerme y seguirme en las redes sociales! Nos vemos!

Blanca

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s