Inspiracion

La energía corporal.

Buenos días yoguis!!
Esta semana he seguido empapándome de la filosofía del yoga a través de la disciplina de Asthanga y le ha tocado al tema de la energía corporal.

Cuando oyes hablar de energía corporal, enseguida piensas en el oxigeno que respiramos, en la comida y bebida, todo aquello que introduces a tu cuerpo para que ése funcione.
Pero hoy vamos un poco más allá, para hablar de otro tipo de energía.

Este tema advierto que es difícil de explicar, ya que se trata de describir sensaciones, o al menos así lo veo yo.

image

A la hora de entender el yoga, a mi me gusta sacarle el lado practico al tema, el lado coloquial, o incluso científico si lo queréis llamar así. Y es que a mi entender lo tiene.
De hecho me parece increíblemente admirable que hace mas de cinco mil años ya tuvieran semejantes conocimientos del cuerpo humano a todos sus niveles, con los escasos recursos con los que contaban.
Ya que, hoy en día, con la tecnología con los que cuenta el ser humano y todavía le cuesta entender y averiguar cómo funciona nuestro cuerpo al cien por cien.

Pero por suerte, son cada vez mas los científicos que corroboran todo lo que se ha ido transmitiendo generación tras generación en la filosofía del yoga y en otras muchas otras culturas milenarias que también supieron descifrar enigmas del cuerpo que facilitaban su estilo de vida.

Y es el caso de la energía corporal. Hoy en día ya se ha confirmado científicamente su existencia he incluso se puede medir. Además de que ya se han llevado a cabo estudios científicos que demuestran el enorme poder que tiene sobre nuestra salud, tanto a nivel psíquico como físico.
Hace un tiempo vi varios documentales sobre el tema, pero no consigo recordar su nombre, ya lo siento. En cuanto los encuentre os lo compartiré por las redes sociales.

Por eso siempre nos oiréis que insistimos en que una mente positiva te mantiene con la energía equilibrada y eso hace que todo funcione mejor.
Y también habréis escuchado en más de alguna ocasión que si piensas constantemente en que puedes enfermar, acabas haciéndolo realmente. Y es que nuestra mente es muy poderosa.
Así como también es importante saber rodearse de lo que hoy se denominan buenas vibraciones, y dejar las malas lo más alejadas de nosotros.

Pues bien, no son cosas que se dicen por decir. Realmente tienen un efecto sobre nuestro cuerpo y hay que empezar a prestarles verdadera atención.

Pero bueno, como ya os adelanta antes, es un tema complicado de explicar, sobre todo si todavía no se tiene esa conciencia que hace falta para sentirlas. Personalmente, todavía estoy en proceso, pero reconozco que si tengo un sentido bastante desarrollado para notar las buenas vibras o no de las personas y las cosas. Aunque todavía queda mucho por aprender, eso siempre.

Así que vamos a centrarnos en lo que el Yoga nos enseña sobre la energía corporal y como la identifica y clasifica.

Prana: es el combustible espiritual. Según los principios yoguicos, es una energía que principalmente está en el aire, pero también puede estar presente en los demás elementos: tierra, agua, fuego y éter.

Chakras: Son los centros psíquicos que se encargan de generar, absorber, acumular, transformar y distribuir la energía.

Los chakras son como esferas que vibran con la energía. Existen infinidad de chakras por todo el cuerpo, pero son siete los principales.

Muladhara-chakra. Significa fuente o raíz, y es la base en la que se origina y desde la que asciende la energía que yace latente en la base de la columna, llamada Kundalini. Este chakra se sitúa en la zona del ano y se asocia con el elemento tierra y el cuerpo físico, así como con el aparato digestivo. Se representa con una flor de loto de cuatro pétalos y está conectado con la nariz y el sentido del olfato.

Svadhisthana-chakra. Es el origen del yo interior. Fuente de la energía creativa y del deseo del placer. Está situado 5 cm más arriba que Muladhara Y está conectado con el principio de vitalidad del cuerpo. Este chakra está influenciado por el elemento del agua y está representado por una flor de loto de seis pétalos. Está conectado con el sentido del gusto y con la lengua.
Manipura-chakra. Manipura significa “ciudad de joyas” y trabaja con el elemento del Sol, transportando fuego, calor, luz y energía, a través de los nadis a todo el cuerpo. Se sitúa en torno al ombligo. Controla el funcionamiento de los órganos y se relaciona con el elemento del fuego. Se encarga del aparato digestivo y de que el cuerpo absorba los nutrientes de los alimentos que digerimos. Se representa con una flor de loto de 10 pétalos y se asocia con los ojos y el sentido de la vista.
Anahata-chakra. Significa intacto. Está situado en la columna vertebral, detrás del corazón físico y espiritual. Se representa con una flor de loto del 16 pétalos, está asociado con la emoción y la capacidad de percibir y sentir lo que existe fuera de nuestro cuerpo o envoltura física. Equilibra el corazón y los pulmones. Su elemento es el aire.
Visuddha-chakra. Significa purificador, ya que depura tanto la materia como el espíritu. Se sitúa debajo de la garganta, entre las clavículas. Su elemento es el éter. Se representa como una flor de loto de 20 pétalos y está asociado con los oídos y la capacidad del habla.
Anja-chakra. Suele denominarse “tercer ojo” y también por el nombre de “ojo de Siva “, centro de poder psíquico y limitado o, literalmente, “centro de mando”. Se sitúa entre las cejas. Se representa como una flor de loto de dos pétalos. Está conectado con el centro del cerebro
Sahasrara-chakra. Es el chakra principal, que vibra irradiando luz a todos los chakras inferiores. Se representa como una flor de loto de 1000 pétalos y se sitúa en la coronilla. Está conectado con la consciencia superior.

Nadis: Son los canales psíquicos por donde circulan las energías internas y forman una extensa red que interconecta todo el cuerpo energético, conectando unos chakras con otros. Atendiendo a la filosofía del yoga, hay 72.000 nadis repartidos por todo el cuerpo. Los principales son susumna, ida y pingala.

image
Representación gráfica de los chakras principales. Sacada de internet.

Y por hoy ya es suficiente de teoría. Después de leerlo, os dejo que saquéis vuestras propias conclusiones.

Por mi parte solo os puedo decir que cuando, en una práctica de yoga, consigues sentir esa vibración de calor por tu cuerpo, esa calma, estando en el aquí y ahora, disfrutando del momento sin mayor pretensión; te sientes en paz contigo misma, sientes tu cuerpo totalmente relajado pero a la vez plenamente consciente de cada músculo, cada hueso, cada tendón. Escuchas los latidos del corazón y la respiración. En definitiva, sientes la vida, la energía de tu cuerpo. Pero hay practicas con más intensidad que otras, yo por lo menos aun estoy en ese escalón. Y no se si os habré descrito lo suficientemente bien la experiencia, porque es complicado.

Solo espero que vosotras lo sintáis también, si no es ahora, algún dia.

 

Muchas otras veces ya he dicho, entender y vivir la práctica de yoga a diario es mucho más que practicar unas posturas al día. Requiere de un entendimiento, de un saber y de una mente abierta, para que todo aquello de lo que nos tenemos que empapar lo podamos asimilar y transformar a nuestras emociones y vivencias del día a día. Sin duda alguna la práctica mental del yoga es la más compleja de entender y de llevar a cabo. Por lo que os pido paciencia y una mente muy abierta.

Como ya os he comentado más arriba, para mí, todo este tipo de descripciones, no es otra cosa que lo que muchos siglos después ha ido demostrando en el mundo de la ciencia con la neurología, la psicología, el funcionamiento integral del cuerpo por dentro ( órganos principales, sistema circulatorio, etc.).
Solo que visto desde una perspectiva de mucho más personal y, obviamente, después de haberlo vivido en los propios cuerpos de los grandes maestros que pusieron nombres y mapas al cuerpo humano en toda su esencia.

Así que nada más por hoy. Os dejo que sigáis practicando los saludos al sol y lo de la teoría, os lo vais leyendo para que ya no suene tanto a Chino.

Yo por mi parte voy a seguir leyendo y leyendo para seguir aprendiendo, experimentando y poder compartir con vosotros.

Que sepáis que todo lo que comparto es parte de mi aprendizaje personal. La información la saco de el libro “Claves del yoga” de Danilo Hernández y de “Asthanga yoga ” de Petri Raisanen. Además de leer artículos varios, conversaciones con maestras y mi propia experiencia personal.

Si todo va bien, en unos días podré disfrutar de mi primera clase presencial de Astanga y de una clase especial de iniciación, donde espero que nos expliquen y aclaren de buena mano todo lo relacionado con esta hermosa disciplina. Ya os contaré.

Por el momento nada más, muchísimas gracias por estar ahí cada día y un saludo enorme!!

Blanca

Anuncios

2 thoughts on “La energía corporal.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s