asanas, Inspiracion

La medicina del silencio

Buenas yoguis!!
A veces, en la vida, nos toca vivir un poco de todo. Situaciones que si buscamos y otras que nos imponen las circunstancias. Y hay veces que esas situaciones impuestas no son las que mas nos apetece vivir en ese momento. Discusiones, conflictos, enfrentamientos, y todo esto ya sea de forma directa o indirecta, no es lo que nuestro cuerpo necesita tener.

Personalmente, cuando me toca vivir alguna de esas circunstancias en las que tu cuerpo y mente preferirían no estar, he aprendido que permanecer en silencio, me ayuda a mantener una energía más neutra y así consigo tener un mejor recuerdo de esa situación o conflicto, o por lo menos no agravarlo.

Porque hay veces que entramos al trapo en conflictos tontos que no llevan a ninguna parte y si encima alimentamos ese enfrentamiento solo conseguiremos empeorarlo y sobretodo no solucionarlo.

Y eso es lo que vamos a trabajar esta semana, el SILENCIO.

image

 

El silencio puede ayudar a calmar nuestros nervios, aclarar pensamientos, nos ayudará a ver las cosas desde otra perspectiva. Lo ideal es poder apartarnos a un lugar con pocos sonidos y cerrando los ojos, respirar profundo.
Pero claro, no siempre podremos hacerlo, por lo que habrá que aprender a “aislarnos” sin irnos del lugar del conflicto. Y eso es lo mas complicado.

Pero como siempre os digo, es algo que se puede trabajar. Que habrá días que nos resultará más fácil que otros. Pero se puede conseguir.

Por no hablar de que aprender a estar en silencio en situaciones complicadas nos va a enseñar mucho el como somos en realidad y será una forma muy buena de conocernos mas a fondo y aprender de nosotros mismos, pudiendo mejorar o potenciar nuestros defectos y virtudes.

Y para trabajar nuestro silencio y aprender mas de nosotros mismos, vamos a continuar con otras cinco posturas de la primera serie de Asthanga Yoga.

Ya sabéis que os recomiendo empezar la práctica con los dos saludos al sol y todas sus series. Y si es posible, aunque sea una vez a la semana, tendríais que hacer la serie al completo, desde que comenzamos hasta las que vamos a aprender esta semana. En total no es ni media hora.

Seguimos con Utthita-parsvakonasana B. Una postura complicada por la gran torsión que realiza el tronco.
Venimos de realizar la misma postura en su primera versión, con los pies generosamente separados, el pie derecho mira hacia afuera de la colchoneta y el izquierdo al frente, los brazos en cruz y, a continuación, giramos el cuerpo hacia la derecha para llevar la mano izquierda por fuera del empeine derecho. Para hacer esto podéis apoyar la rodilla izquierda en el suelo para no perder el equilibrio, después, apoyáis el brazo izquierdo por la cara externa en la rodilla derecha, lo más cerca delo hombro, y ya buscáis el apoyo de la mano izquierda en la colchoneta. Si conseguís apoyar la mano en la colchoneta, eleváis el brazo derecho por encima de la cabeza para que forme una línea con la pierna izquierda.
Si no conseguís apoyar la mano izquierda en la colchoneta, dejáis el brazo izquierdo apoyado en el muslo derecho y colocáis las palmas de las manos juntas a la altura del pecho.
Una vez formada la figura, aguantáis cinco respiraciones completas y profundas, deshacéis y repetís hacia el otro lado.
Al terminar, os volvéis a colocar en Samasthitih (montaña) al principio de la colchoneta.

Después, seguidamente, volvéis a girar hacia la derecha (yo en el video lo he hecho hacia la izquierda para que veáis mejor las posturas) con los pies bien separados para continuar con las cuatro versiones de la postura Prasarita-padottanasana.

La versión A. Manos a la cintura, flexionamos el tronco hacia delante y las apoyamos en el suelo, dejando la cabeza elevada y la espalda recta. Inspiramos y al expulsar el aire bajamos la cabeza lo mas cerca de la colchoneta, haciendo palanca con las manos y llevando el peso del cuerpo ligeramente hacia delante. Aguantamos cinco respiraciones completas y volvemos a elevar la cabeza, sin quitar las manos de la colchoneta, hacemos una respiración completa.
Elevamos el cuerpo con las manos en la cintura.

En la siguiente expulsión, volvemos a flexionar el tronco, esta vez con las manos en la cintura, la variación B. Bajamos todo lo que podamos y aguantamos cinco respiraciones completas.

Deshacemos el tronco y los brazos, pero no las piernas. Continuamos con la variación C.
Juntamos las manos por detrás de la espalda, girando las palmas de las manos y descendemos el tronco a la vez que despegamos los brazos de la espalda. Cada uno hasta donde pueda. Aguantamos cinco respiraciones completas y volvemos a elevar el tronco, deshaciendo el agarre de las manos.

Terminamos la semana con la ultima de las variaciones, la D. Esta vez, descendemos el tronco y con las manos agarramos los dedos gordos de los pies. Si no llegáis a los dedos gordos, puedes agarrarte de las pantorrillas. Una vez enganchado, ya puedes bajar la cabeza todo lo que puedas, procurando que la espalda baje lo mas recta posible. Cuando llegues a tu limite, aguanta cinco respiraciones completas y deshaces con las manos en la cintura.

Se vuelve a Samasthitih ( montaña).

Aquí os dejo el video con mi práctica de estas cinco posturas. En el video llevo las mallas, top y camiseta personalizada de la nueva colección de Mi Active Wear. Muy confortables y cómodas.

Recuerda que yo misma estoy aprendiendo y que mi práctica solo tiene que servirte de referencia. Si tu cuerpo no consigue flexionarse como pensabas, tranquil@, la práctica y la constancia harán que vayas ganando flexibilidad, fuerza y equilibrio.
Y sobretodo ya sabes que nunca hay que sentir dolor cuando se practica, hay que saber reconocer los límites de cada uno.

Y ya os dejo que practiquéis, en silencio, escuchando a vuestro cuerpo y a vuestra mente. Aprendiendo nuevas sensaciones, aprendiendo como somos.

Espero que paséis una feliz semana y os recuerdo que cada noche estaré compartiendo en Instagram mi versión de la postura que toca al día siguiente.
Espero seguir viendo vuestras prácticas, es un placer y un honor, de verdad!

Un saludo enorme y muchísimas gracias por estar ahí cada día!

Blanca

Anuncios

2 thoughts on “La medicina del silencio”

  1. Super acertada tu mención del silencio. No siempre es fácil, pero es una buena práctica. Y como dices uno aprende mucho de uno mismo al mantener el silencio en situaciones de confflicto.
    Bonito día guapa!
    Gracias 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s