Inspiracion, sobre mi

Mi primera clase presencial de Asthanga

Buenos días yoguis!
Este domingo pasado tuve el placer de asistir a mi primera clase presencial de yoga bajo la disciplina de Asthanga yoga.
Fue en el centro Xarma Yoga de Pamplona y participe en dos clases. La primera fue la práctica de la primera serie hasta Navasana y la segunda fue una clase de iniciación al Asthanga, donde Xavier, el profesor, nos comento el origen de esta disciplina, sus principales fundamentos y unas pautas para comenzar la práctica.

Las dos clases me gustaron mucho ya que Xavier es un gran profesor y las sabe guiar perfectamente. También es verdad que lo que hicimos no era del todo nuevo para mi y quieras que no hace que seguir la clase sea más sencillo.

En la primera de las clases, la de la práctica, me encanto poder escuchar al profesor guiando la serie, ya que aun no me la se de memoria. Además de que en momentos puntuales el iba recorriendo la sala para hacer pequeñas correcciones a cada uno de los que allí estábamos y se agradece mucho.
Pero lo que mas me gusta de practicar con un/a profesor/a es cuando en alguna postura que requiere algún tipo de estiramiento intenso o torsión y te sujetan de las partes del cuerpo que están realizando el esfuerzo para estirar todo lo que puedes. Es entonces cuando sientes realmente la postura y es una maravillosa sensación de paz. Se que suena exagerado pero yo lo vivo así.

Pues bien, la clase fue dinámica, muy fluida y exigente, el Asthanga es así. Y cuando ya estábamos en las asanas finales ( que son siempre las mismas ) el cansancio iba apareciendo. Hacer la parada sobre la cabeza o sirsasana costó más de lo habitual. Por no hablar de que el cuerpo entero termina cubierto de un sudor tan sutil como intenso, que demuestra la purificación que sufre el cuerpo.

Pero la sensación final es maravillosa, o al menos a mi me deja así.

Después de unos minutos de descanso, que aproveche para cambiarme de ropa y comer un plátano, unas almendras y beber agua, comenzamos la clase de iniciación.

Esta vez fue el momento de escuchar atentamente a Xavier y descubrir los aspectos más fundamentales del Asthanga.

La verdad es que esta disciplina tiene unas normas bastante claras y marcadas, y aunque Xavier obviamente la ha estudiado a fondo y la vive, pero ha practicado otras disciplinas también. Y me dio la impresión (puedo estar equivocada), de que por sus palabras, piensa un poco como yo, que la esencia del yoga es la misma, se practique de la forma que se practique, y que lo principal es escuchar al cuerpo, aprender a entenderlo, comprender lo que necesita en cada situación y saber actuar en consecuencia. En definitiva, lo que yo entiendo por yoga, sin “apellidos”, sin clasificar, sin encasillar en una determinada doctrina.

Pero todo esto me esta llevando a comprender el porque de tantas ramas o variantes, el ser humano es muy diverso en cuanto a formas de ser y el hecho de que existan tantas maneras de vivir el yoga es, precisamente, para que todos encontremos la que nos vaya mejor. El resultado va ser el mismo lo vivamos de la forma que lo vivamos, o al menos debería.

Bueno, después de un rato de la historia de Patanjali (creador del Asthanga), los yoga Sutras ( libros donde se inició la disciplina), los ocho fundamentos del Asthanga ( de los cuales os iré hablando con más detenimiento, merecen la pena ). Lo del tema de las lunas ( que tanta controversia crea) que resulta que es porque en la familia de Patanjali había astrónomos y ya conocían los efectos de nuestro satélite sobre la Tierra y el cuerpo humano ( efectos que hoy en día están más que demostrados) y por eso los aplicaron a la práctica del yoga, pero que obviamente cada uno es libre de seguirlos o no.
El como ha evolucionado el yoga a lo largo de los siglos y su expansión a todo el mundo a principios de siglo IXX, vino una pequeña práctica, con trucos, de los saludos al sol A y B.

En esta clase, para la inmensa mayoría de los asistentes era su primera toma de contacto con el yoga y les vino muy bien.
Ya que aparte de aprender los saludos al sol paso a paso, Xabier nos hablo de los Drsti ( el enfoque de la mirada y de los cuales hay dos que hago mal! Ya os los comentare), de los Bandhas ( que descubrí que no los controlo como yo creía, queda trabajo), los canales energéticos del cuerpo, trucos para hacer los vinyasas ( movimientos o transiciones entre postura y postura). Vamos, una maravilla, quien me hubiera dado a mi una clase así hace muchos meses!

Pero el yoga es así, constantemente aprendiendo, porque el yoga es la vida misma, el día a día que nos forma como personas y nos hace sentir que estamos vivos.
Así que termine tremendamente agradecida de haber disfrutado de una mañana tan maravillosa y con ganas de mas!

Si todo va bien, volveré algún día.

image

Ya veis que no tengo fotos de este día. Cuando acudo a cosas así, me olvido del móvil por completo! Pero en la clase primera nos hicieron fotos y cuando las tenga os las enseñaré.

Como ya os llevo diciendo hace días, si tenéis oportunidad de asistir a clases de este tipo no dejéis pasar el momento. Probad diferentes disciplinas, unas nos gustaran mas que otras, es normal y hasta que no las experimentas no puedes saberlo.
Sobre todo, practicad! Os equivocareis, tendréis pereza, molestias ( nunca dolor) pero es normal. Se trata de sacar al cuerpo del letargo que este estilo de vida nos impone. Es difícil y cuesta, pero merece la pena.

Cuando consigues aceptarte tal y como eres, con sinceridad, sin juicios, con positividad, es algo que de te da la tranquilidad y la seguridad suficiente como para vivir la vida que solo se puede entender cuando lo sientes.

Y si te empeñas en encontrar excusas lo harás, lo se, yo también lo hice en su día. Pero que sepas que al único/a que engañas es a ti mismo/a.

Así que nada mas por hoy. Espero que os haya gustado mi experiencia y os animéis a crear las vuestras propias.
Que paséis un buen fin de semana, el lunes os espero aquí otra vez!

Un saludo enorme y muchas gracias por estar ahí!

Blanca

Anuncios

2 thoughts on “Mi primera clase presencial de Asthanga”

  1. Hola Blanca! Me ha encantado leer tu experiencia porque hace 1 mes y medio yo también tuve mi primera clase de ashtanga. Después de estar meses practicando en casa… Es una gozada tener a alguien que te enseñe día a día cómo mejorar y las correcciones! tienes razón, la respiración se hace más profunda y se logra mayor sensación de paz. La verdad es que es una suerte haber encontrado un lugar y una persona experimentada para avanzar en mi práctica. Felicidades por el post. Seguimos en instagram 😉 @mercelaynez

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s