asanas, Inspiracion

Unos buenos estiramientos con voluntad.

Buenos días yoguis!
Hay temporadas en las que los días no llegan para nada y las semanas parecen días. Y hay temporadas que pasa exactamente lo contrario. Pues bien, llevo ya varios días arrastrando un catarro, en principio leve y sin importancia, pero que no termina de irse, dejándome incluso afónica. Y aunque a grandes rasgos me encuentro bien, tengo un cuerpo raro, me vuestra respirar y las prácticas no están siendo como me gustaría.

Pero no pasa nada, ya que son cosas de la vida y no hay que darles mayor importancia de la que tienen. Se hace lo que se pueda y ya está.

Además es una buena situación para trabajar la VOLUNTAD, palabra que nos va a hacer reflexionar esta semana.

La voluntad es un bien muy preciado que escasea un poco en los tiempos que corren. Y no me quiero poner melodramática, pero es lo que hay.
En general, se suele tener poca y mayoritariamente para cosas que nos convienen.
Pero vamos a quedarnos con lo positivo y con esta actitud vamos a reforzar nuestra propia voluntad personal.
La definición de voluntad es, la facultad de decidir y ordenar la propia conducta. Propiedad que se expresa de forma consciente en el ser humano y en otros animales para realizar algo con intención de un resultado.

No se puede definir mejor. Pero por qué nos cuesta tanto mantenerla?

Quizá, o seguro, que el estilo de vida que nos marca esta sociedad en la que vivimos no nos ayuda en absoluto. Ritmos frenéticos, horarios que cumplir constantemente, horarios laborales (en ocasiones) abusivos, cambios de plan de última hora, etc. En el fondo, que damos más prioridad a las circunstancias externas que a nosotros mismos. Entre otras cosas porque nos han enseñado a vivir así y a que hay que respetar a la mano que nos da de comer y a las de los demás por el qué dirán. Pero vamos, que aunque suene un poco exagerado, es lo que hay.

Lo que pasa es que cuando nos damos cuenta de que estamos prestando más atención a lo que tenemos que hacer para cumplir con los demás y no prestamos tanta a lo que tenemos que hacer para estar bien con nosotros mismos, comenzamos a pensar y a actuar un poco diferente. Ya que no se trata de pasar de todo y de todos, no. Pero si de buscar ese equilibrio que no descuide a nuestra persona, a nuestro yo más íntimo y a lo que nos rodea.

En este caso, que os puedo decir, el yoga ayuda y bastante. Yo lo he experimentado en primera persona y aún me queda mucho por aprender, pero a estas alturas está claro que es mi primera recomendación.

Entonces, a lo que íbamos, nos hace falta una voluntad de cambio, de querer aprender y mejorar como personas, de aceptar que necesitamos un nuevo rumbo en nuestro pensamiento para que nuestros actos vayan en consonancia y comencemos a experimentar los resultados en nosotros mismos.

Para mantenerla hará falta un verdadero compromiso con nosotros mismos, una verdadera convicción de que es ese el camino a seguir.
Y porque no, el apoyo externo será fundamental. Ya sea de las personas más allegadas, de motivación diaria, de inspiración de otras personas que ya han conseguido emprender el camino.
No escatiméis en motivación, nunca está de más. Pero eso sí, intentad que esa información que os inspire sea veraz. Aprended a seleccionar a quién o a qué creéis y sed conscientes de que siempre se está evolucionando, por lo que algo que se creía verdadero puede cambiar.

La fuerza de voluntad es el impulso interno que nos lleva a vencer los obstáculos, poder sostener nuestras declaraciones y así conseguir nuestras metas.”

Y para seguir trabajando nuestra fuerza de voluntad vamos a continuar con las cuereo asanas que tocan esta semana para en reto de #2015Yogui que compartimos en Instagram. Son cuatro ya que el martes es luna nueva y en la disciplina de Asthanga yoga no se practica asana. Para ese día os propondré algo diferente en Instagram.

Como cada semana, desde que hemos comenzado el reto con la primera serie de Asthanga, os recomiendo que, por lo menos, antes de practicar las posturas de esta semana, hagáis los saludos al sol A y B, con sus repeticiones. Y que, por lo menos, una vez a la semana, hagáis la serie desde el principio, así se afianza su aprendizaje.

Comenzamos!
Y lo hacemos con Pascima-tanasana A. Sentados en la colchoneta con las piernas estiradas, nos cogemos con las manos de los dedos gordos del pie y dejamos la espalda recta y la cabeza erguida. Con una expiración llevamos el tronco hacia las piernas dejando la mirada hacia los empeines.

image

Aguantamos cinco respiraciones profundas y completas y elevamos el tronco.
Sin deshacer la postura, cambiamos la forma de las manos, esta ves nos agarramos por delante de los pies y repetimos secuencia, bajando el tronco hacia las piernas con una expulsión del aire y manteniendo cinco respiraciones. Así formamos Pascima-tanasana B.

image

Deshacemos despacio y a continuación apoyamos las manos a los lados de la cadera para cruzar las piernas hacia el pecho y de un impulso llevarlas hacia atrás para quedarnos en la plancha, chaturanga, de ahí al perro boca arriba y después el perro boca abajo. Desde ahí, con un pequeño impulso y doblando las piernas hacia el pecho otra vez, llevaremos las piernas hacia delante, dejándolas estiradas.
Quedaros bien con este vinyasa, porque se va a repetir unas cuantas veces a lo largo de la secuencia de la primera serie.

Una vez sentados, llevamos las manos unos veinte centímetros hacia atrás, con las palmas de las manos mirando hacia nosotros. Desde ahí, elevamos el cuerpo, dejándolo lo más recto posible, los empeines estirados por completo y la hacia atrás. Ya tenemos Purva- tanasana. La mantenemos cinco respiraciones completas y deshacemos.

image

Repetimos el mismo vinyasa de piernas hacia atrás a la plancha, perro boca arriba, perro boca abajo y otra vez hacia delante, sentados con las piernas estiradas.

Ahora continuamos con Ardha-baddha-padma-pascima-tanasana o postura del medio loto atado y estiramiento intenso hacia delante. Para hacerla llevamos el pie derecho encima del muslo izquierdo, lo más arriba que podáis. Después agarráis ese pie con la mano derecha y la mano izquierda la lleváis hacia el pie izquierdo, dejando la espalda recta. Luego lleváis la cabeza hacia la pierna izquierda , dejando la mirada hacia el empeine y mantenéis cinco respiraciones completas.
Deshacéis, hacéis el vinyasa de pasar las piernas hacia atrás, plancha, perro boca arriba, perro boca abajo y cruzar piernas hacia delante y repetís los pasos con la pierna contraria. La mantenéis otras cinco respiraciones y deshaceis.

image

La secuencia continuará la semana que viene con más asanas.

Aquí os dejo el vídeo de muestra donde llevo un conjunto de camiseta y mallas de Mi Active Wear, no apto para tímidas pero muy original y cómodo.

Una vez más os recuerdo que todo lo que comparto esta basado en mi propia experiencia personal. Lo que veis en mi tiene que ser una simple referencia, después tenéis que saber adaptarlo a vuestras necesidades y posibilidades. Recordad que yo misma estoy aprendiendo y que cada cuerpo somos un mundo.
Si no os sentís cómodos haciéndolo solos en casa siempre podéis acudir a clases dirigidas donde os enseñaran de forma más personalizada.
Pero sobretodo nunca sintáis dolor.
Espero que estéis disfrutando de la secuencia y que poco a poco vayáis sintiendo los beneficios del yoga en vuestra propia piel!

Un saludo enorme y muchas gracias por estar ahí día tras día!

Blanca

Anuncios

5 thoughts on “Unos buenos estiramientos con voluntad.”

  1. Muchas gracias a ti, Blanca, por estar ahí día a día, motivándonos e informándonos de tantas cosas sobre el Yoga!!

    Desde el primer vídeo en el que escuché esta música, me gustó. Y son tantos vídeos ya escuchándola, que el vídeo ya no me parecería completo sin ella. Y de gustarme ha pasado a encantarme. Desde la total curiosidad, qué canción es?

    Abrazo!
    @Treinta_Alguno

    Me gusta

    1. Muchas gracias Miriam por tus palabras, solo comparto lo que hago, tal cual!
      La canción es de las canciones que deja escoger youtube, no se como se llama ni de quien es! 🙂

      Me gusta

      1. ¡Anda! Si cuando he comentado antes no me ha aparecido el comentario de Paloma. De haberlo visto, no me hubiera repetido! (Ya es casualidad que las dos hayamos preguntado lo mismo… jejeje)

        Gracias por tu respuesta, Blanca! 🙂 Investigaré… 😉

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s