asanas, Inspiracion

Terminamos con el Asthanga y hacemos balance.

Muy buenas yoguis!!

.
Una semana más aquí estamos para desmenuzar las asanas de la primera serie de Asthanga , esta semana son ya las últimas! Por lo que os quiero agradecer de todo corazón que me hayáis acompañado durante estos meses en mi aprendizaje personal de Asthanga, del cual aún nos quedan muchas cosas pendientes que ya iré compartiendo poco a poco.

Han sido unas semanas muy interesantes a nivel personal. Físicamente he llevado el cuerpo a nuevos límites, descubriendo sus reacciones. Emocionalmente también hemos trabajado diferentes aspectos y nos hemos hecho pensar un poco sobre cómo somos realmente, lo cual también nos ha hecho evolucionar como personas, estoy segura de que si.

Pero ya terminamos este pequeño ciclo y esto es motivo de hacer balance. Y eso es lo que os voy a pedir esta semana, que hagáis un pequeño balance tanto a nivel físico ( comparando alguna fotografía de alguna asana que hayáis mejorado en estas semanas) y a nivel emocional, cómo habéis vivido el hacernos reflexionar sobre diferentes aspectos, cómo vivisteis ese pequeño reconocimiento físico ( grabarnos en vídeo, mirarnos al espejo, escribir sobre nosotros,) que os propuse hace unas semanas.

Como siempre os pido que seáis sinceros con vosotros mismos y que, si queréis, lo compartáis.

image
Parece mentira pero ya hemos llegado a las últimas posturas de la primera serie de Astanga yoga.
El reto termina esta semana y lo vamos a hacer con unas asanas que son muy bonitas a nivel visual y muy complejas en su realización, sobre todo a nivel de concentración y colocación del cuerpo.
Pero bueno, iremos poco a poco, cada uno haremos hasta donde podamos ir disfrutaremos de este proceso de aprendizaje.

Os recuerdo que antes de empezar cualquier práctica, tenéis que calentar articulaciones y músculos. Podéis hacerlo practicando el saludo al sol A y B, haciendo sus series completas. Y para bien, al menos una vez a la semana, intentad hacer la serie completa hasta donde la hemos aprendido.

Comenzamos la semana con la postura del loto atado o Baddha-Padmasana.
Para llegar a ella recordad que venimos de la anterior postura, Balasana, Y tenemos que hacerlo realizando en los seis primeros movimientos del saludo al sol, cómo llevamos haciendo en la mayoría de posturas de esta serie. Terminaremos sentados sobre la colchoneta y comenzaremos a colocar nuestras piernas en posición de loto, si no podéis cada uno en la postura que os resulte cómodo.
Después, abriremos muy bien el pecho, llevaremos el brazo izquierdo por detrás de la espalda hasta intentar coger el dedo gordo del pie izquierdo y lo mismo con la mano derecha.
Si no os alcanzan las manos a agarraros los pies, no pasa nada, hacéis el gesto y mantenéis igualmente la posición.
Una vez colocados bajamos la cabeza intentando que el mentón toque nuestro pecho y mantenemos la postura una respiración profunda.
Esta postura está en la pasada con la siguiente, que veremos el día siguiente.

La siguiente postura es la postura sellada o Yoga Mudra.
Partiendo de la misma posición anterior, sin deshacer, flexionamos nuestro cuerpo hacia la colchoneta todo lo que podamos. Una vez hayamos llegado a nuestro límite, siempre sin sentir dolor, mantenemos la posición 10 respiraciones profundas y completas.

Continuamos con la tercera posición de esta semana, Padmasana o postura del loto.
Seguimos las secuencias sin deshacer la postura anterior, sencillamente nos quedamos sentados con los pies colocados en loto la espalda lo más recta posible y colocamos nuestras manos sobre las rodillas formando el jñana-mudra ( dedo índice sobre la yema del dedo pulgar y resto de dedos extendidos). Bajamos la cabeza ligeramente, llevando el mentón hacia el pecho. Esta posición la vamos a mantener de 10 a 25 respiraciones profundas y completas.

image

Sin deshacer la postura del loto vamos a continuar con Utplutih o elevación intensa.
Que consiste en lo siguiente, colocamos las palmas de las manos lo más abiertas posible a los lados de la cadera, buscamos nuestro centro de equilibrio y activando bien el abdomen elevamos las piernas del suelo y nos quedamos en equilibrio de manos. esta posición se mantiene de 10 a 25 respiraciones profundas.

Para terminar la serie desharemos la postura anterior dando un salto hacia atrás hasta quedarnos en la plancha con brazos flexionados, volveremos al perro boca arriba, después al perro bocabajo y saltaremos con los pies juntos hasta las manos para deshacer hasta la postura Samasthitih.

Y como colofón final nos volveremos a tumbar sobre la colchoneta para disfrutar de una más que merecida relajación en la asana Sukhasana.
Piernas estiradas, ligeramente separadas y los pies cayendo hacia los laterales . Brazos extendidos a ambos lados del cuerpo, ligeramente separados del cuerpo y con las palmas de las manos hacia arriba. Tronco bien asentado sobre la colchoneta notando todos y cada uno de nuestros puntos de conexión. Cabeza totalmente relajada. Cuello destensado.

Cerramos los ojos y comenzamos a respirar profundamente, dando tiempo a que nuestro corazón se calme, nuestro cuerpo poco a poco vaya relajándose, nuestras emociones se vayan equilibrando.
Y sencillamente nos abandonamos a nuestra propia observación, pero desde el interior.

Cómo podemos hacerlo? Os voy a dar un par de opciones.
La primera. Vais pesando mentalmente en partes de vuestro cuerpo. Desde los pies a la cabeza. Para hacerlo, podéis contraer ligeramente la zona en la que pensáis, los pies por ejemplo, y luego la relajáis. Así, poco a poco, vais subiendo hasta llegar a la cabeza, donde podéis hacer suaves giros con el cuello y muecas con la cara para dejarlos totalmente relajados.
Una vez que hayáis recorrido todos los músculos y os encontréis más sosegados, os será más fácil permanecer unos minutos más en esta posición.

La segunda opción para relajarse en esta postura es contar las respiraciones y observar cómo van cambiando. Al principio realizaremos respiraciones profundas, lentas, sonoras y ya comenzaremos a contar. Da igual si contáis la respiración completa ( inspirar- exhalar ) o cada una de sus acciones. La cuestión es que mientras se va contando el cuerpo se va relajando y mantenemos a nuestra mente distraída, consiguiendo que deje de pensar en más cosas. Al cabo de unos minutos notareis que cada vez respiráis más lento y vuestro cuerpo se relaja por completo.

Cualquiera de estas dos opciones son más complicadas de lo que parecen y será normal que las primeras veces no os acabéis de encontrar todo lo cómodos que se supone. Como todo es cuestión de práctica, así que ánimo y a seguir el camino!

Aquí os dejo el vídeo de muestra, donde llevo estos comodísimos pantalones de Shambhalabarcelona , son el modelo Patanjali y me tienen enamorada. La camiseta me la compre hace ya unos meses, no recuerdo donde.

 

Os pido disculpas por el audio del vídeo, bajarle el volumen. Hay trozos que distorsiona y no he sabido arreglarlo. Pero me apetecía cambiar de música ya que era el final de la serie.
Os recuerdo que mi práctica solo os tiene que regir de referencia. Después cada uno sois responsables de adaptarla a vuestras necesidades y capacidades. Nunca sintáis dolor.
Y si no os sentís cómodos practicando solos en casa, no dudéis en asistir a clases donde un profesor os enseñará de forma más personalizada.
Así terminamos el aprendizaje de la primera serie de Asthanga yoga y de momento voy a estar unos días estudiando, leyendo, viendo a mis yoguis en las redes, en fin, empapándome de inspiración para seguir evolucionando.
Pero no os despistéis porque el año 2015 lo vamos a terminar de la manera más yogui posible y en unos días os contare como.

Espero que tengáis una muy buena semana y que sobretodo sigáis practicando!

Un saludo enorme y muchas gracias por estar ahí cada día!

Blanca

Anuncios

6 thoughts on “Terminamos con el Asthanga y hacemos balance.”

  1. Excelente experiencia Blanca. Gracias por hacernos parte de tu proyecto y de crear una maravillosa comunidad de yoguis hispanohablantes, todos enfocados en un mismo proposito: conocer un poco mas de esta hermosa disciplina que es el yoga. Y de paso conocernos mas a nosotros mismos y dar amor a todo el mundo. Que al final es a lo que va todo esto. Crear conciencia espiritual y ser mas concientes de nosotros mismos y las implicaciones de nuestras acciones ( desde lo que pensamos hasta como interactuamos con los demas ). Gracias por la conexion y la inspiracion. Que tengas una semana llena de bendiciones! Y nos seguimos viendo en IG 🙂

    Me gusta

  2. Hola Blanca!! Gracias por compartir tu experiencia con todos, es muy generoso de tu parte. Quería sugerirte que ya que el asthanga es duro efectivamente, quizá en vez de progresar en nuevas posturas podrías hacer entradas explicando o haciendo posturas preparatorias para esas mismas asanas a las que aún no llegamos. Yo por ejemplo tengo la cadera cerradísima y de momento me es imposible plantearme hacer ni medio loto siquiera, me vendrían genial unas posturas más fáciles para ir abriendo… aver que te parece, un saludo y gracias de antemano

    Me gusta

    1. Gracias Paula por leerme y compartir tu opinión. Tienes razón, la disciplina de Asthanga se ha quedado reducida a gente que ya tiene más práctica a sus espaldas y es hora de que vuelva a motivar a los que estáis en el principio del camino, o aún no han empezado.
      Ya estoy pensando en cómo continuar el reto y en el blog, tranquila, va a ser más sencillo.
      Permanece atenta! 😉

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s