asanas, Inspiracion, Retos

La edad está en la mente?

Buenas yoguis!!

.

 

La edad está en la mente”, esta frase, seguramente, la hemos leído y oído en más de una ocasión. Y estoy de acuerdo con ella. Tú?

Está claro que la edad física, la real, la que nos da el paso del tiempo, es el número de años que hace que hemos nacido, según el calendario con el que nos regimos en la sociedad en que vivimos.

Que el cuerpo físico va notando el paso de esos años ya que el ser humano tiene una media de años de vida es obvio, a eso no se puede escapar.

A la hora de practicar yoga es una cuestión que también puede afectar a tu decisión de empezar hacerlo, o no. Ya que hay gente que cree que es demasiado mayor para practicar yoga y hay gente que piensa que es demasiado joven para practicar una disciplina, que se cree, tan seria.
Pues bien, el yoga no entiende de edad, ni física, ni mental.

Pero qué pasa con la edad mental? Pues que eso es otra cosa, pero, desde mi punto de vista, también tiene sus matices.

Se puede ser joven de edad física y pensar y actuar como alguien mucho más mayor o también todo lo contrario.
Seguramente conocéis personas de las dos formas de ser.

La edad mental se podría decir entonces que es una actitud ante las circunstancias de la vida.

Esta actitud está ligada a lo positivos o no que sean tus pensamiento para afrontar acontecimientos, a la serenidad, la capacidad de improvisación, la experiencia, etc. Todo esto, entre otras cosas, ayudará a que tu mente tenga la misma edad que tu cuerpo, o no.

Como veis, en el fondo, se puede resumir diciendo que es cuestión de actitud.

Pero aquí vienen los matices, siempre desde mi opinión.
Tengo la impresión de que hoy en día tiende a confundirse la edad mental, ya sea para rejuvenecer como para poner años, con la falta o exceso de madurez.
Desde mi punto de vista no es lo mismo, hay personas que parecen atascadas en la veintena de años, pero en todos los aspectos!

Y es que, por muy jóvenes que no sintamos mentalmente, no es lo mismo tener veinte que treinta, ni es lo mismo tener treinta que cuarenta , así sucesivamente.

A los veinte años, toca vivir una serie de experiencias y situaciones que, en teoría, son las adecuadas para esa época de nuestra vida.
A los cincuenta años, toca otras completamente diferentes.
Y a los setenta años otras aún más distintas.

Que independientemente de la edad que tengamos, nos sintamos capaces, activos, alegres y positivos a la hora de afrontar las situaciones que la vida nos pone delante, es lo ideal.
Y eso es lo que fondo es tener una mentalidad joven. Porque se supone que te mantienes con la misma visión de la vida aunque los años pasen.

Lo habitual es que con el paso de los años y las experiencias que se van viviendo, nuestra mente se vuelva más reacia a ver todo de una forma positiva. El negativismo y el drama empiezan a imperar en nuestra forma de actuar ante las situaciones que se van sucediendo y eso es lo que nos hace cambiar nuestro punto de vista con respecto a unos años atrás. Siempre y cuando nos dejemos, claro.

Quizá, otra de las causas que pueden hacer que nuestra edad mental no se corresponda con la edad física, es que no aceptemos el paso de los años.
Sin duda alguna es algo que, a veces, cuesta más que otras, pero es algo inevitable. Renegar de nuestra edad real, empeñándonos en mantenernos jóvenes eternamente es un gran error. Por duro que nos resulte en alguna etapa de nuestra vida, nuestro cuerpo va a seguir envejeciendo hasta su último día, es ley de vida.

Pero hay algunas personas que, aunque con el paso de los años, siguen viviendo el día a día de una forma muy alegre y vivaz, con una mente abierta, lo que les hace afrontar las experiencias de la vida de una forma más serena y en consecuencia con una visión más amplia y positiva de todo.

Pero como os decía antes, estos factores no se puede confundir con pretender hacer, ser y sentir igual que cuando se tenían bastantes años menos.
Llega un momento en la vida en el que hay que seguir avanzando como persona, aunque nuestra mente se mantenga abierta, y aceptar nuestra edad física real.
Ya que si nos empeñamos en seguir viviendo como cuando teníamos bastantes años menos,tanto a nivel emocional como físico, es posible que las frustraciones vengan una detrás de otra. Al igual que si nos adelantamos a lo que nos corresponde vivir mentalmente, haremos que nuestra vida sea mucho más seria de lo que debería.

Una vez más, todo está en encontrar el equilibrio.

Cómo lo veis vosotros?!
Y no penséis que se me ha olvidado. Continuamos con las posturas de el reto #2015Yogui #FinDeAñoYogui

image

Esta semana la comenzamos con dos posturas de equilibrio sobre una pierna, el árbol y el danzarín.
Para hacer el árbol, tenéis que llevar el peso del cuerpo sobre uno de los pies, a continuación eleváis la pierna contraria apoyando el pie a la altura de la pierna donde más cómodo os resulte. Podéis comenzar apoyando el pie sobre peine del otro pie, por encima de la rodilla, más arriba en el muslo o en medio loto. Si tenéis poco de equilibrio, no dudes en colocaros cerca de una pared o de algo donde apoyar con una de las manos, o la espalda. Una vez encontrado el punto de equilibrio, colocáis las manos juntas a la altura del pecho y si os encontráis cómodos así, las eleváis por encima de la cabeza.
Recordad que hay que repetir con las dos piernas.

Continuaremos con el danzarín. El sistema de buscar el equilibrio es el mismo, echando el peso sobre una de las piernas. A continuación sujetáis la otra pierna flexionada, por delante del cuerpo, a la altura del empeine y eleváis el brazo de la pierna que apoya en el suelo. A continuación, poco a poco, vais inclinando el cuerpo hacia delante a la vez que lleváis la pierna sujetada hacia detrás. Tenéis que ir equilibrando como si fuerais una balanza. Una vez a hayáis encontrado el equilibrio, se trata de seguir estirando la pierna hacia arriba. Cada uno que llegue hasta donde pueda.
Lo mismo que antes, si necesitáis estar al lado de una pared para apoyar la mano extendida, no hay ningún problema.
Y recordad que hay que hacerlo con las dos lados.

A continuación bajaremos al suelo para continuar estirando y fortaleciendo el cuerpo.

Pero vamos a estirar toda la pierna y la zona lumbar haciendo el estiramiento de cabeza a rodilla, o Janu Sirsasana.
Os colocáis con una pierna estirada y la otra flexionada, apoyando la planta del pie contra el muslo. Después, poco a poco, con los brazos estirados, vais flexionando el tronco en dirección a la pierna estirada. Cada uno llegará hasta donde pueda, intentando que la espalda baje lo más recta posible. Aguantáis unas cinco respiraciones, deshacéis lentamente y repetís con la otra pierna.

La secuencia sigue con una torsión de espalda en posición sentados. Una de las variaciones de Maricy. Volveremos a dejar una pierna estirada y la otra la flexionaremos para apoyar el pie por la parte exterior de la pierna estirada. Después, con el brazo contrario a la pierna estirada abrazaremos la pierna flexionada y el brazo contrario lo apoyaremos por detrás del cuerpo y miraremos en esa dirección. No olvidéis repetir hacia el otro lado. Las torsiones de espalda son excelentes para soltar todas y cada una de las vértebras, además de provocar un masaje profundo a todos los órganos internos.

Terminaremos la semana con la postura de Navasana, la barca, una asana que nos ayuda a fortalecer todo el tronco y las piernas también.
Para realizarla hay que encontrar el equilibrio estando sentados y sujetando las piernas por detrás de las rodillas, ese ya es un primer paso y objetivo. Una vez encontrado el equilibrio podéis probar a elevar las piernas hasta dejarlas paralelas al suelo. El siguiente paso será estirar las piernas por completo. Y una vez podáis hacerla así, podéis probar a mantener la postura soltando las manos de las piernas.
Es una postura exigente, así que tened paciencia.

Aquí os vuelvo a poner el vídeo para que lo podáis seguir practicando.

Además espero seguir viendo vuestras prácticas en Instagram con el #2015Yogui y #FinDeAñoYogui . Está siendo un placer ver todas vuestras fotos y vídeos. Mil gracias!
Espero que tengáis una feliz semana y que practiquéis! Un saludo y muchísimas gracias por estar ahí cada día!

Blanca

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s