asanas, Inspiracion, Retos

El mejor regalo de la Navidad

imageBuenas yoguis!

Nos encontramos en el mes de diciembre, último mes del año, muy especial por muchos motivos.
Son días para hacer balance del año que termina, de reencuentros, para preparar nuevos objetivos y propósitos para el año que va comenzar. Sin duda alguna un vaivén de emociones que nos tiene un tanto alterados, tanto para bien como para mal.

Además, en los últimos años, se han incrementado los motivos para que en estos días tengamos que hacer y recibir regalos. Lo digo así, no porque tenga que ser una obligación, pero inconscientemente sí que nos la imponemos.

Con el tema de los regalos, siempre me viene a la cabeza que en la disciplina de yoga se nos propone practicar el desapego y el tener tan sólo las cosas necesarias, en todos los sentidos. Imaginaros entonces lo complicado que puede llegar a ser este mes en este sentido.

Pero vamos a ver, seamos realistas, a todos nos gustan los regalos y nos gustan las cosas bonitas, los encargados de marketing lo saben y saben cómo prepararlo todo para que nos entre por los ojos.
Y yo no estoy aquí para ser ejemplo de nada ni os voy a hacer sentir mal, ni a juzgaros, igual que no lo voy hacer conmigo misma, por caer en la tentación de comprar una cosa bonita. Somos humanos y nos han educado para ser así.

Personalmente, sí que tengo que confesar, que con el paso del tiempo, cada vez me cuesta más el de caer en este tipo de “tentaciones”. No es que me sienta culpable, soy consciente de lo que hago, pero sí que me paro a pensar una, dos veces y alguna más, antes de elegir el artículo en cuestión. Intentando que sea algo que, más que necesario que seguramente no lo será, por lo menos sea útil.

El otro día, por un grupo de WhatsApp, compartieron un video muy bonito relacionado con esto que os estoy comentando hoy. Explicaba el verdadero transfondo de la Navidad, que no es otra cosa que celebrar el nacimiento de Jesucristo, en la religión cristiana claro. Recalcando los verdaderos valores que se deberían fomentar en estos días que no son otra cosa que la unión entre las personas, el recogimiento personal para hacer balance y ser agradecido, el charlar, abrazarse, sencillos gestos que nos enriquecen el alma. Os suena de algo, acaso no veis que tiene relación con el mismo código de valores que el Yoga intenta transmitir?

Aún yo, que no me considero creyente de ninguna religión, entiendo que el verdadero fondo de la religiones es bueno, difundir el amor de los unos por los otros, el respeto y el agradecimiento a la vida.
Asumo que han sido, y son, las personas las que, a lo largo de los siglos, han utilizado las religiones para su beneficio, enturbiado su verdadero propósito.
Por lo que al hilo del video que vi en el WhatsApp, comenté que era un video muy bonito y que así debería de ser.

Insisto en que no es un post para juzgar a nadie. Tan sólo os invito, al igual que yo intento hacerlo, a que os paréis a pensar un poco y a reflexionar si verdaderamente es necesario hacer todo lo que hacemos. Y en consecuencia, que lo que hagáis lo hagáis con plena consciencia e intentando sacar todo el jugo de lo positivo que tienen estos días. Disfrutando del mejor regalo que podemos tener, nuestra propia vida y la de los seres que nos rodean.

Una vez hecha esta pequeña reflexión prenavideña, vamos a continuar con las posturas que tocan para esta semana.

 

 

 

Comenzaremos la semana haciendo la postura del camello. Una extensión de espalda para la que os recomiendo calentar bien primero. Podéis realizar el video completo o por lo menos hacer unos cuantos saludos al sol.
Para realizarla os colocáis de rodillas sobre la colchoneta, con las piernas ligeramente separadas a la anchura de las caderas y los empeines estirados. Después, poco a poco, vais echando hacia atrás el cuerpo hasta que una de vuestras manos alcance el talón. Después, alineáis la espalda para que la otra mano os pueda llegar al otro talón. Una vez que tengáis las manos apoyadas, apretando bien el culete, empujáis la cadera hacia adelante todo lo que os permita vuestra flexibilidad, no tengáis prisa y sobre todo no forcéis. La aguantáis lo que podáis y deshacéis muy lentamente para continuar.

Seguiremos con el puente, que como es una postura que también se esfuerza bastante la flexibilidad de la espalda, en el video tenéis tres fases para realizarlo, cada uno de vosotros deberéis elegir la que más cómodo o resulte hacer.
Podéis comenzar tumbados sobre la colchoneta y dejando las piernas dobladas con los pies apoyados firmemente sobre la colchoneta. Dejando los brazos estirados, que casi toquen a los pies, eleváis la cadera y el tronco hacia arriba, llevando el peso del cuerpo hacia los hombros. Esta sería la primera fase para hacer el puente. Si aquí os encontráis cómodos podéis pasar a la siguiente fase.
El siguiente paso sería, dejando las piernas tal y como están, intentar apoyar las manos, con los brazos girados, lo más cerca de nuestra cabeza. En el video lo veréis mejor. Después hacemos impulso con los brazos para subir el cuerpo y apoyamos la cabeza en la colchoneta. De esta forma también queda formado un arco, pero la parte de los brazos tiene el refuerzo de el apoyo de la cabeza.
Si en esta fase también se encontráis cómodos, podéis intentar la última fase.
Para terminar formando el arco completo lo único que nos queda ya es, haciendo fuerza con los brazos, elevar por completo el cuerpo.
En la primera fase las plantas de los pies tienen que estar apoyadas, en las otras dos fases, dependerá de cómo os encontréis más cómodos. En mi caso me resulta más cómodo mantenerlos de puntillas, pero hay gente que es justo lo contrario, así que lo dejo a vuestra elección.

Una vez que hayáis encontrado la postura que os resulte más cómodo y adaptada a vuestra flexibilidad, la mantenéis un mínimo de tres respiraciones y la deshacéis lentamente.

Después de estas dos posturas, que nos han exigido un esfuerzo a nuestra espalda, podemos quedarnos tumbados sobre la colchoneta con las piernas recogidas hacia el pecho y hacer giros hacia los lados o hacia adelante y hacia atrás para practicar un masaje que relajará la musculatura.

Continuamos la semana con el arado, otra postura que nos va a estirar la columna de lo lindo.
Para realizarla, seguimos tumbados sobre la colchoneta y, viniendo de hacer esos balancines con nuestra espalda, iremos cogiendo impulso para poder llevar nuestras piernas todo lo atrás que podamos dejando el peso del cuerpo apoyados sobre los hombros y cuello. Intentaremos que los pies lleguen a tocar el suelo, dejando las piernas totalmente estiradas y nos ayudaremos apoyando los brazos en la colchoneta, y nuestras manos sobre la espalda.
Siempre y cuando estemos cómodos, aguantaremos en la posición mínimo de cinco respiraciones. Después desharemos lentamente.

La secuencia continuar con la postura de el pez. En este caso os propongo que os quedéis sentados sobre la colchoneta con las piernas estiradas y que después, apoyando las manos en la zona lumbar, vayáis descendiendo hacia atrás lentamente, con la ayuda de la apoyo de los brazos, hasta que vuestra cabeza toque la colchoneta. Como veréis, la columna realiza un buen arco para que formemos la postura. Las manos las podéis dejar juntas a la altura del pecho o con los brazos estirados hacia arriba.
Aguantamos un mínimo de cinco respiraciones completas y deshacemos, dejándolos caer lentamente sobre la colchoneta, o volviendo a elevarnos hasta quedarnos sentados, cada uno como mejor le vaya.

Terminaremos la semana, y el reto de todo este año de #2015Yogui , con la postura reina del yoga, la parada sobre la cabeza o Sirsasana.
En el vídeo también os explico tres fases diferentes que deberéis tener en cuenta si todavía estáis aprendiendo a hacerla, o nunca la habéis practicado. Sobre todo, si todavía no conseguís mantenerla con estabilidad, hacerlo cerca de una pared y mejor aún si estáis con compañía que os pueda ayudar.
Para comenzar a practicar la tenéis que colocar los brazos formando un triángulo, las manos unidas y los codos separados la anchura de vuestro antebrazo. En la esquina que forman vuestras manos tenéis que colocar la cabeza. Cada uno tiene que encontrar su punto de apoyo, ya que cada cabeza es diferente y tenéis que conseguir encontrar la parte de la cabeza que más estable os quede sobre la colchoneta. Una vez tenéis la cabeza bien asentada, estiráis las piernas formando una especie de V invertida, sólo que apoyando la cabeza. Poco a poco vais caminando con los pies hacia el cuerpo hasta que notenéis cómo soportáis el peso del cuerpo sobre cabeza y brazos, bien repartido. Esta ya sería la primera fase de esta postura. En este momento ya se empiezan a tener los beneficios de colocar al cuerpo de forma invertida. Las primeras veces es normal que notéis presión en la cabeza, ni la cabeza está acostumbrada a soportar el peso del cuerpo, ni vuestro cerebro está acostumbrado a tener esa sensación. Es cuestión de práctica que esa presión desaparezca, siempre y cuando no sea un dolor insoportable, tenéis que tener paciencia.
Si en esta postura ya os encontráis cómodos, podéis pasar a la siguiente fase, que consistiría en ir elevando poco a poco, de una en una, las piernas, dejándolas flexionadas y pegadas al cuerpo. Si conseguís elevar las dos piernas dobladas y manteneros en equilibrio, estando estables y de forma cómoda, ya podéis pasar a la siguiente fase.
La última fase, consiste en elevar las piernas hasta dejarlas en la vertical. Tenéis que ir probando poco a poco, las primeras veces cerca de una pared para tener un apoyo cercano. Si tenéis a alguien cerca mucho mejor, al principio es normal irse hacia los lados. Y una vez que hayáis conseguido mantener la estabilidad, todavía pasarán algunos días hasta que os podáis alejar de la pared. Tened paciencia!
Os coloquéis en la fase que os coloquéis, aguantáis un mínimo de cinco respiraciones y deshacéis lentamente, quedándoos acurrucados sobre la colchoneta unos segundos antes de volver a subir la cabeza.

Así terminan las posturas de la semana. Y así terminaremos nuestro gran reto que comenzamos en enero de este año.
Os invito a que practiquéis el vídeo completo y al finalizar os quedéis, bien sentados en una postura cómoda, o tumbados sobre la colchoneta para realizar una pequeña relajación final que nos servirá para asimilar mejor todos los movimientos y beneficios producidos por las posturas. Y también para agradecernos a nosotros mismos, a nuestro cuerpo, a nuestra mente, a nuestra energía el habernos permitido realizar estas prácticas de yoga y el haberlas disfrutado.

Aquí os vuelvo a dejar el video para que lo tengáis a mano y podéis practicar cuando queráis en vuestra casa.

Por mi parte, sólo deciros que estoy muy agradecida por la inmensa acogida que ha tenido el reto durante todo el año. Lo constantes que habéis sido en las prácticas, como habéis compartido a más gente para hacerles llegar la maravillosa disciplina del yoga. Lo participativos que habéis sido, no sólo a nivel de posturas si no también de comentarios, ánimos, compartiendo experiencias personales. Ha sido un honor y un extraordinario placer disfrutar de vuestra compañía virtual en este año tan yogui!

Para este año que viene todavía no he decidido si voy a continuar realizando retos o no. Se prevé un año complicado en lo que a tiempo para preparar estas cosas se refiere. Por mi parte me encantaría seguir, lo disfruto mucho y aprendo mucho de vosotros. Pero tengo que dar prioridad a mi formación para poder seguir aprendiendo y compartiéndoos a vosotros. Haré lo que pueda.
De todas formas en Instagram y el resto de redes sociales, seguiré compartiendo mi día a día, mis prácticas, progresos y reflexiones. Y por supuesto espero seguir viendo las vuestras. Espero que una vez que ya os habéis adentrado en este maravilloso mundo que es el yoga, no lo dejéis!

Os deseo una feliz semana de Navidad!
Que la disfrutéis en buena compañía, empezando por vosotros mismos, y que la viváis con plena consciencia del momento presente.

Yo me despido hasta el lunes que viene, aquí en el blog. Pero tranquilos, me veréis por la redes sociales!

Un abrazo enorme para todos!
Blanca

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s