Inspiracion

El yoga, mucho más que asanas

imageMuy buenas yoguis!

Desde que empecé a practicar yoga, a compartirlo en las redes sociales y a aumentar el número de personas que me seguís a diario ( no lo miro mucho, pero soy consciente de ello), he ido observando que cada vez sois más los que os interesáis por empezar a practicar yoga.
Ya sea de forma autodidacta o yendo a clase, cosa que yo siempre recomiendo, todos tenéis diferentes motivos para querer descubrir esta disciplina y forma de vida. Y todos son perfectamente válidos.

Yo también tuve mis motivos cuando comencé. Pero sinceramente, no esperaba recibir tanto como estoy recibiendo.

Cuando comencé tenía mucha curiosidad, había algo en las fotos que veía en Instagram que me atraía, me daba una mezcla de energía y paz. Pero reconozco que buscaba un beneficio meramente físico.
Flexibilizar y fortalecer mi espalda, la cadera, llegar a tener la fuerza necesaria para hacer los equilibrios de brazos, etc. Soñaba con hacer alguna de las posturas invertidas que veía, las tenía por una cosa mágica y prácticamente imposible!

Esas eran mis únicas perspectivas. Y no porque no necesitará nada más, yo también tengo mis inseguridades, prejuicios y días chungos. Pero, en un principio, no consideraba que necesitase algo más, no prestaba atención a esas emociones que campaban a sus anchas. Y por supuesto no pensaba experimentar lo que después comencé a sentir.

 

Ya sabéis, lo he dicho en más de una ocasión, que explicar los beneficios emocionales del yoga es mucho más difícil que conseguir cualquier asana.

Por eso lo más sencillo es comenzar practicando posturas, las más accesibles primero. Y aún así en todas se encuentra alguna pega o molestia, sencillamente empezamos a despertar la consciencia de nuestro cuerpo.
Después comenzamos a probar posturas más retadoras y con ellas vamos ganado en confianza y optimismo. Aunque hay días en que parece que vas hacia atrás en vez de avanzar, pero no pasa nada, aprender a aceptarlo y continuas practicando sin frustrarte ni venirte abajo.

Cuando conseguimos hacer posturas que no se nos pasaban por la cabeza nos da un subidón que dura días! Es una sensación increíble que te hace ver que si te propones algo lo puedes conseguir. Pura fuerza y energía para el autoestima.

Además de las asanas, las prácticas de respiración, las relajaciones, las prácticas meditativas, todas estas herramientas que el yoga pone a nuestro alcance nos ayudan a aceptarnos tal y como somos, a respetar a nuestro cuerpo, aprendemos a escuchar lo que nos dice. Mejoramos la paciencia, porque sabemos que el proceso será largo y lo aceptamos.

Todo esto que os acabo de resumir se traspasa a nuestro día a día. También lo hace poco a poco y no por esto digo que la vida sea un camino de rosas, que no. Sencillamente se lleva con más calma.

Los problemas siguen existiendo pero nuestra reacción va cambiando. Nos volvemos más reflexivos, más respetuosos, más abiertos de mente y a la vez más ágiles de pensamiento. Se juzga mucho menos, se reflexiona más.

Pero también nos enfadamos ( eso sí, con mucha menos frecuencia), nos ofuscamos ( pero dura mucho menos tiempo) y nos sigue sucediendo de todo, como a cualquiera.

En definitiva, se aprende a priorizar acciones y emociones, quedándonos con lo positivo de cada situación, por difícil que parezca.

Cuánto tiempo se tarda en notar estos cambios? No os lo puedo decir, cada persona somos un mundo, pero me atrevo a decir que con una actitud adecuada, en el primer mes de prácticas constantes ya se comenzaría a notar. Cuánto tiempo dura este proceso? Toda la vida! Y ahí está la gracia. Siempre estamos aprendiendo y descubriendo nuevos aspectos de nosotros mismos.

Todo este aprendizaje nos ayudará a vivir el momento presente con más consciencia, teniendo una vida más plena.

Espero que si todavía tenias alguna duda de por qué practicar yoga ya te hayas decidido.

Comienza el año con nuevos propósitos, pero no te esperes al día 1, hoy es un buen día para comenzar. Ya mismo es un buen momento.
Visualiza como quieres que sea tu vida y haz lo que esté en tu mano para que así sea.

Qué tengáis una feliz semana! Os espero en las redes sociales y aquí el lunes que viene con una nueva secuencia para hacer por las mañanas, para comenzar bien con los nuevos propósitos.

Muchas gracias por dedicarme parte de vuestro tiempo!

Blanca

Anuncios

7 thoughts on “El yoga, mucho más que asanas”

  1. Me quedo con estas palabras de Blanca y ha sido lo que más me tiene feliz y motivada de todo lo que engloba practicar yoga   “Los problemas siguen existiendo pero nuestra reacción va cambiando. Nos volvemos más reflexivos, más respetuosos, más abiertos de mente y a la vez más ágiles de pensamiento. Se juzga mucho menos, se reflexiona más”… En definitiva, se aprende a priorizar acciones y emociones, quedándonos con lo positivo de cada situación, por difícil que parezca.  

    Me gusta

  2. Hola Blanca! Me gusta mucho tu blog. Me siento muy identificada con todo lo que explicas sobre el yoga, siento la evolución tal y como tu la narras. Es cierto que el yoga son mucho más que asanas, de hecho las asanas son solo un medio para conectar con nosotros y conseguir todos esos beneficios…, aunque a mí también me encanta los retos y conseguir hacer cosas “imposibles”.. Gracias por compartir.. Un beso.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s