Inspiracion

El tercer Anga, Asana.

Muy buenas yoguis!!
Qué tal ha sido vuestra semana? Espero que haya sido buena, y sobretodo espero que estéis practicando en todos los sentidos!

La práctica de asanas es sin duda la protagonista a la hora de hablar de yoga y, desde mi punto de vista, indispensable para que el resto de beneficios y bondades del yoga comiencen a llegar a nuestra vida.
Por eso, y os hago echar la vista atrás, cuando os hable de los ocho caminos del yoga, vistos desde la disciplina de Asthanga, os comente sobre el primer Anga, Yama y sobre el segundo, Niyama. En estos dos primeros caminos, o referencias para una buena práctica de yoga, se describían una serie de “normas” de conducta social y personal que sin duda todo yogui debe conocer para después poder aplicar, o por lo menos tener en cuenta, en su día a día.

Pues bien, el tercer Anga es Asana, la práctica física por excelencia del yoga. Y aunque está en tercer lugar, se recomienda comenzar a conocer el yoga desde ella.

Por qué? Pues porque con la práctica física de asanas se adquieren muchos valores personales. Me explico, lo primero que se aprende es a aceptar como es nuestro cuerpo, con sus limitaciones, con sus formas, descubriendo músculos que no conocíamos, nos solemos sorprender con la poca resistencia de nuestro cuerpo en la práctica, entre otras cosas más sutiles que no percibimos pero están.

Cuando nuestra práctica de vuelve constante estamos trabajando la perseverancia, la paciencia, la espectativa de querer mejorar tanto física como emocionalmente. También suele ocurrir que, como efecto secundario, nos volvemos más organizados, aprendiendo a priorizar las cuestiones del día a día y reservándonos unos minutos para nosotros mismos.

Insisto en que de algunas de estas actitudes somos más conscientes que de otras. De hecho, hasta que no pasan unos meses no solemos ser capaces de ver la diferencia que nuestra mente está viviendo. Nos centramos en los cambios físicos, que de primeras son los más evidentes, y no prestamos atención a los cambios emocionales.

Es verdad que, posiblemente, estos cambios emocionales tardan un poco más de tiempo en ser visibles a nuestra percepción. Pero si nuestra práctica es constante y con una intención adecuada desde el principio, no tardarán en llegar.

image
En qué consiste la práctica de asanas?

Las asanas son posturas físicas pensadas para fortalecer, flexibilizar y armonizar el cuerpo. Además, estas posturas actúan de forma muy beneficiosa sobre todos los órganos, aparatos y sistemas que conforman el cuerpo físico.

Es necesario conocer y practicar todas las posturas que existen? No.
Muchas veces la postura más simple y asequible es la que más beneficios los puede otorgar.
Entiendo que muchas de veces nos dejamos llevar por la espectacularidad de algunas posturas y la complejidad que puede llevar el realizarlas, pero no es necesario, ni mucho menos, ponerse esas figuras como meta a alcanzar, esa no es la finalidad de la práctica de yoga. Si llegan, bien, y si no llegan no pasa nada.

Las características que definen a una Asana son: firmeza, comodidad, inmovilidad, relajación, respiración adecuada y concentración interiorizada. Estas características son las que tienen que predominar a la hora de realizar nuestra práctica. Si bien al principio es imposible prestar atención, ni conseguir todas ellas, con el tiempo, si debe ser nuestra meta a alcanzar.
Además, se dice que asanas existen tantas como personas hay que en planeta ( esto leí una vez no me acuerdo dónde!). Y si nos obsesionamos con conocerlas y practicarlas todas, nos volveríamos locos!
Hay que entender que la evolución a la hora de practicar posturas de yoga es muy personal, cada uno tiene que saber escuchar a su cuerpo y en consecuencia, una vez esté cómodo en una postura, seguir avanzando a una variación un poco más exigente. Pero esto es opcional, no es obligatorio!
También he leído en diferentes sitios que con practicar unas 20 posturas es más que suficiente para el funcionamiento del cuerpo. Así que ya veis que es más sencillo de lo que pensamos muchas veces.

Muy importante es destacar que a la hora de practicar no tiene que existir espíritu de competición. El yogui no tiene que sufrir la práctica, la tiene que disfrutar.
Cómo se consiguen todas estas actitudes que os acabo de describir? Practicando, no hay otro truco ni atajo que pueda ayudar. La práctica constante es el único secreto en yoga.
Qué tenemos que saber a la hora de ponernos a practicar posturas de yoga?
La asana consta de una fase de construcción, una fase estática y la fase de deshacer la postura. La fase estática, donde mantenemos la figura una vez está formada, es la más importante de todas, ya que es ahí donde nuestro cuerpo recibe los beneficios de esa postura.
Cuánto tiempo debe mantenerse la figura una vez formada? En principio dependerá de la capacidad física de cada uno, personalmente siempre recomiendo un mínimo de cinco respiraciones completas. Aunque hay posturas que por su complejidad no es posible de primeras y se aguantan el tiempo que se puede.

Otra cosa muy importante a tener en cuenta cuando practicamos posturas de yoga es saber reconocer nuestros límites físicos. La famosa frase de “nunca hay que sentir dolor” es literal. Y a veces reconocer esa delgada línea que separa a un estiramiento intenso, pero soportable, de el dolor y una posible lesión puede amargarnos una práctica.
Mi profe nos suele decir una frase que lo define muy bien, “me esfuerzo pero no me fuerzo”. Ya que si somos tacaños en nuestro esfuerzo tampoco veremos los beneficios o la progresión que se espera en esa postura.
Así que en este caso, y como siempre os digo, es cuestión de aprender a escuchar a nuestro propio cuerpo. Vamos, que es trabajo de cada uno.
Como veis, a grandes rasgos, estas son las ideas que hay que tener claras a la hora de realizar nuestra práctica de asanas. Y de vez en cuando viene bien recordarlas, ya que aunque estemos practicando muy a menudo, hay veces que se nos puede olvidar la verdadera finalidad de esa práctica.
Como os he dicho al principio, para mí es la mejor herramienta que nos ofrece el yoga para seguir nuestro camino, pero recordad que no es la única y que a todas hay que prestarles, tarde o temprano, la atención que se merecen.
Espero de todo corazón que disfrutéis del fin de semana y que encontréis vuestro momento para dedicaros unos minutos a vosotros mismos.
Muchísimas gracias por estar ahí día tras día!

Blanca

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s