Inspiracion

Mi primer Kriya

Muy buenas!!

.

 

Hace unos días os comenté que me tocaba volver a Cestona para continuar mi formación como instructora de yoga. También os comenté que en ese fin de semana, si se cumplía la agenda, tocaba hacer limpieza intestinal. Y así fue.

Para mí era la primera vez que realizaba esa práctica, incluirla en los Kriyas o limpiezas internas, hay varias dentro del yoga. Todas estas limpiezas internas están destinadas a ayudar al yogui a mantenerse limpio y puro, al igual que por fuera, por dentro.
Si además de mantener nuestro cuerpo flexible, fuerte, equilibrado, con plena consciencia de nuestras emociones y pensamientos, también lo mantenemos limpio por dentro, conseguiremos armonizarlo en todos los sentidos. Y en consecuencia nuestra energía, o Prana, fluirá con total fluidez, permitiéndonos llegar al estado de meditación con más facilidad.

Así que ya veis que las prácticas de yoga son mucho más que las posturas que estamos acostumbrados a ver por todos los sitios. Hay más que hacer que las prácticas físicas, las de respiración, las prácticas de meditación, etc. Vivir al yoga es vivirlo las 24 horas y a todos los niveles.

Pero bueno, hoy os comento cómo fue mi primera toma de contacto con este Kriya, la limpieza intestinal.

Sin entrar en pormenores, os comentaré que consiste en ir bebiendo vasos de agua templada, tirando a caliente, con sal. Entre vaso y vaso se realizan cuatro ejercicios diferentes, basados en asanas, que ayudan a que se vaso de agua vaya pasando del estómago al intestino delgado, luego al grueso y por último llegue al recto.

El agua no sabe salada, no os voy a decir la proporción de sal que lleva porque no quiero que lo probéis en casa, tampoco os voy a decir los movimientos que se realizan. Si os parece interesante y os gustaría probar la experiencia, os recomiendo que acudáis a un centro de yoga donde la realicen y preguntéis.
Se suele hacer una o dos veces al año, en principio en primavera y otoño. Supongo que por aquello de depurar las toxinas de los alimentos ingeridos en las estaciones de invierno y verano. Hoy en día se come igual prácticamente todo el año, pero antiguamente no y si se respetan los ciclos naturales de los alimentos veréis que también es muy diferente la alimentación en esas dos estaciones.

La cuestión es, que vas bebiendo un vaso y haces los movimientos, bebes otro vaso y vuelves hacer los movimientos, así hasta que tu intestino, por la presión del agua, empieza a sacar lo que tiene dentro. La primera deposición es normal, pero luego empieza a salir líquido, todo el agua que has ido metiendo. Además al tener un contenido concreto de sal ha ido limpiando las paredes del intestino, ha hecho un efecto ósmosis que hace drenar líquido del cuerpo. Vamos, una super limpieza interna!
Poco a poco, el agua va saliendo de un color más claro. Y llega un momento en el que ya se deja de beber vasos para terminar de sacar también. Pero para esto es mejor tener al profesor cerca, ir comentándolo con el y que te vaya indicando. Por eso la primera vez siempre es mejor hacerlo en un centro donde controlen de qué va el tema.

Hay gente que necesita menos vasos y hay gente que necesita bastantes más vasos, eso no sé de qué depende aún, supongo que de varios factores.
Las sensaciones también pueden ser muy diferentes de una persona a otra. En mi caso os confieso que al principio estaba muy tranquila haciendo lo que había que hacer y sin ningún tipo de preocupación. Pero cuando ya llevaba más de 10 vasos la verdad es que me costaba de beberlos, tanto por el mero hecho de beber por beber, como porque mi tripa parecía que estaba embarazada de seis meses y la presión y tirantez se hacía notar. Así que en esos momentos mi cara era un poema y mis sensaciones físicas comenzaban a ser un poco dolorosas.
Algunos de mis compañeros y yo recibimos un masaje abdominal por parte del profesor que ayudó a que el proceso continuase y finalmente fui al baño como todos.

Pasado un tiempo mínimo requerido, marcado por nuestro profesor, ya pudimos ingerir alimento. En este caso arroz hervido con un poco de tomate triturado y cocinado y mantequilla, también manzana asada. No se puede comer ningún alimento crudo durante ese día.

Personalmente fue en una experiencia muy curiosa, enriquecedora y a tener en cuenta, ya que me parece una acción muy útil e interesante de realizar.

Y así, poco a poco, sigo sumando experiencias y aprendizajes en mi camino personal.

Espero que os haya resultado curioso, que no os haya dado mucho asco jejeje, y que si os ha resultado interesante os animéis a realizarlo algún día, eso si bajo supervisión.

Un saludo y muchas gracias por estar ahí!
Blanca

Anuncios

3 thoughts on “Mi primer Kriya”

  1. Que interesante Blanca!
    Ha de ser una sensación incomda pero con la confianza a tus guías ha de ser muy gratificante.
    Me imaginé a todos los yoguis metidos en el baño con cara de 😫 jaja
    Espero algún día poder probarlo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s