Inspiracion

Cultivar la paciencia.

Muy buenas yoguis!

.

 

La paciencia, ese difícil arte de saber vivir cada momento y situación con la templanza justa y necesaria.

Siempre que me preguntáis cómo mejorar en vuestra práctica física de yoga, en las asanas, cómo se trabaja la meditación, las respiraciones, o incluso me comentáis por aspectos personales de vuestra vida, siempre os digo que hay que tener paciencia. Practicar, ser constante, pero sobre todo todo con mucha paciencia. La paciencia es la clave para todo.

Pero qué es ser paciente, por qué somos impacientes.

 

image

 

Aquí, una vez más, nuestra mente es la que nos juega la mala pasada de hacernos pasar un mal rato o temporada por culpa de la impaciencia.

Vivimos en una sociedad acostumbrada a que todo se consigue con rapidez y de una forma cómoda . En los supermercados podemos salir prácticamente comiendo de ellos, en casa tenemos los mil y un electrodomésticos que nos facilitan la vida enormemente. El coche para ir a todos lados. Muchos trabajos requieren de poco esfuerzo físico, aunque la mayor parte de ellos nos destrozan el cuerpo con su rutinaria forma de trabajar, irónico, no?

En fin, que nuestro día a día se reduce a tocar con un dedo un botón y que algo suceda casi como por arte de magia.

Es a lo que se nos ha enseñado en los últimos tiempos y cada día va a más. Cada vez inventan artilugios que solucionan…, mejoran la efectividad de…, hacen que todo sea más rápido, lo que sea pero que nos cueste menos esfuerzo y se consiga en menos tiempo.

Así que nuestra mente se piensa que todo funciona de la misma manera y no es así. Ahí es cuando surgen las frustraciones, las desilusiones, las ansiedades, los enfados, etc.

Qué podemos hacer por nuestra parte para gestionar mejor esas emociones que se vinculan a la impaciencia? Cómo podemos mejorar nuestra paciencia ante cualquier situación?

Tomando consciencia de todo. Ahí es nada.

Llevo ya unos días dándole vueltas a la cabeza sobre cómo abordar este tema. Observando mi reacciones ante situaciones puntuales donde la paciencia se pone a prueba. Y es la mejor solución que se me ha ocurrido. Siendo conscientes de nosotros y de cada momento, conociendo la auténtica verdad de las cosas, dejando nuestro ego y ambición de lado.

Algo nada sencillo de conseguir pero no imposible.

La primera herramienta del Yoga que nos ayuda en este caso es la respiración.
Ante una situación que nos provoque impaciencia, deberíamos de ser capaces de detenernos un momento, respirar profundamente y dar tiempo a nuestra mente a pensar cómo continuar esa situación sin sucumbir a los efectos que la impaciencia provoca.
Esos pocos segundos, ese margen de tiempo, será, en muchas ocasiones, suficiente para hallar una acción más adecuada sin provocar una reacción negativa que una vez hecha, o dicha, ya no tenga remedio.

Eso en el caso de que sea una situación repentina, inesperada, en un corto plazo de tiempo. Pero qué pasa cuando se trata de mantener la paciencia durante meses o incluso años.
En este caso otra herramienta de yoga muy útil puede ser la visualización. Imaginar, o visualizar, cómo va a transcurrir ese periodo de tiempo, determinar aproximadamente la duración que esa acción va a necesitar. Anticiparnos a posibles emociones que esa larga situación nos pueda provocar.

Como veis, en este caso, la imaginación nos resultará útil. Eso sí, usada de manera realista.
De todas formas, la paciencia es una arte que hay que practicar y cultivar día tras día. Y también tenemos que ser conscientes de que no todos los días estamos igual y eso también afecta a nuestra paciencia.
Para hoy nada más, os dejo y me voy a preparar la maleta, ya que este fin de semana toca viajar hasta Cestona, para seguir con el curso de formación.

Os deseo un muy buen fin de semana. Muchísimas gracias por leerme, por estar ahí cada día y hacerme llegar todo vuestro cariño!

Luz para todos!
Blanca

Anuncios

8 thoughts on “Cultivar la paciencia.”

  1. Hola Blanca,
    ¡Que razón tienes! Me ha gustado muuuucho esta entrada, de la que destaco:
    “Vivimos en una sociedad acostumbrada a que todo se consigue con rapidez y de una forma cómoda …… Muchos trabajos requieren de poco esfuerzo físico, aunque la mayor parte de ellos nos destrozan el cuerpo con su rutinaria forma de trabajar, irónico, no?”
    y
    “En fin, que nuestro día a día se reduce a tocar con un dedo un botón y que algo suceda casi como por arte de magia.”

    Esas palabras me han llegado. Es cierto que no sabemos esperar, pero me preocupa más nuestros hijos, porque nosotros de pequeños teníamos que esperar al menos un poquito, pero los niños de hoy en día no. Ni siquiere tienen que esperar a llegar a casa para ver los dibujos animados, pueden verlos de camino a casa en el movil de sus padres (por ejemplo).

    ¿Cómo podemos enseñarles a esperar? El otro día una amiga me decía que a sus hijos de 3 años no les adelantaba acontecimientos, no les decía “mañana vamos a tal sitio” y mucho menos “el fin de semana que viene haremos tal cosa”. Ella prefiere decirselo el mismo día “Nos vamos a vestir que vamos a..” de esa manera no se les hace larga la espera, ni se impacientan. Esto se hace mucho porque queremos protegerles, pero ¿es bueno?. ¿No será mejor irles enseñando a saber esperar?

    Llevo tiempo pensando en poner una mesa de cultivo en la terraza, o unas macetas (más económico), y que cultivemos juntos algunas frutas o hortalizas. Creo que eso podría ayudar a ver que las cosas llevan su tiempo.

    En fin, me ha gustado mucho tu entarda de hoy.
    Saludos

    Me gusta

    1. Muchísimas gracias a ti Ana! Por leerme, por compartir tu opinión y por aportar ideas!
      Desde luego, como padres de las futuras generaciones, tenemos una gran responsabilidad que el estilo de vida actual no ayuda para nada a conseguir. Pero si lo pensamos un poco, los que hacemos este tipo de sociedad somos nosotros mismos, depende única y exclusivamente de nosotros. Pero nos preocupa salirnos de la línea marcada. En fin, seguiremos reflexionando Lara intentar sacar algo en claro y llevarlo a cabo.

      Por cierto, la idea de cultivar es estupenda! Multitud d beneficios! Paciencia, conocimientos, cosecha propia! Animo y me cuentas! 😉

      Me gusta

  2. Buenas días Bianca!

    Gracias por su artículo. Definitivamente puedo utilizar la visualización como una herramienta. Voy a ponerla a trabajar para superar el estrés.

    Querida saludo,

    Amalia

    Me gusta

  3. Estamos tan inmers@s en este mundo citadino express, que nos hace menos tolerantes en las relaciones de pareja. Si no nos gusta, la queremos cambiar, si nos gusta, queremos que ya sus emociones nos correspondan. Es difícil enfrentarse a un contexto que cotidianamente te está mandando mensajes de “tengalo ahora” que hay que aprender a marcar límites a través de la reflexión, la meditación, etc.
    Saludos desde México.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s