asanas, Inspiracion

Practicar con mucho calor

Muy buenas yoguis!

.
Qué tal habéis llevado la semana? No sé vosotros pero donde yo vivo ha hecho calor de narices! Y no sé si eso os afecta a vosotros pero a mí sí y bastante.
Aunque llevo viviendo 36 años de mi vida es esta región, o sea siempre, no consigo llevar de mejor forma el brusco cambio de tiempo que suele hacer todos los años, pasando casi del frío de invierno al calor sofocante. No os exagero, vivo en Borja, prácticamente en pleno valle del Ebro y con cualquiera que habléis de esta zona os dirá lo mismo, o nos helamos o nos asamos, no hay término medio.

Pues bien, esta semana ha sido así, tal cual, ya estaba haciendo buen tiempo pero de repente el termómetro se ha disparado, superando los 30 grados y con una sensación de pesadez en el ambiente total.

Personalmente lo noto mucho en mi cabeza, con una presión que va de lado a lado, cruzando por dentro como un palo. Y también en las piernas, parece que pesan toneladas y me arden! Mi circulación sigue siendo mala y especialmente sensible al calor. Buen sitio para vivir…

Además de esto, todavía se sienten los síntomas de la alergia primaveral que, si bien este año conmigo se estaban portando mejor que otros años, he tenido unos cuantos días que en cuanto salía por la puerta ya estaba estornudando como una loca, con su consecuente picor de garganta, nariz, ojos y oído.

Pero en fin, que aunque sigo sin aclimatarme con naturalidad a estos fenómenos climatológicos propios de la provincia de Zaragoza, intentó llevarlos con el mejor humor posible.
Cómo? No pensando demasiado en ellos.

En mi casa no tenemos aire acondicionado por toda la casa, solo uno de estos portátiles, que solo ponemos cuando no podemos mas, porque hace un ruido que hace que me duela la cabeza y no sé qué es mejor….. Y unos ventiladores de toda la vida. Así que de calor se un rato. Cuando veáis el mapa del tiempo, fijaros que las temperaturas del valle del Ebro, poco tienen que ” envidiar” a las del sur de España. Los del sur me entenderéis bien.

Así que, afecta el calor a mis prácticas de asanas? Pues intento que lo menos posible, pero si. Lo que hago cuando son días así es cambiar el horario. Dentro de casa practico a primera hora del día, como el resto del año. Y si quiero practicar más a otra hora del día, intentó que sea de parte tarde, cuando el sol ya cae y el calor se contiene un poco. Todo esto con poca luz, un ventilador cerca pero no de forma directa y ropa ligera y cómoda, más de algodón fino.
La forma de la práctica también cambia días así. Con secuencias más suaves y estáticas. Parando más tiempo quieta entre postura y postura para que el cuerpo no se caliente demasiado.
Y de momento así me va bien.

Como no, todo no son asanas, que el yoga es mucho más! En cuanto al resto de prácticas, pranayamas, mantras y meditación. No solo no noto la diferencia a la hora de practicar sino que cada día cobran mayor fuerza en mi camino de yoga.
Para días calurosos son prácticas muy recomendables que ayudan a calmar esa sensación de pesadez y agotamiento.
Sentarse o tumbarse de forma cómoda para respirar profundamente; intentar concentrar nuestra mente, en una sola cosa para que su ritmo descienda; e incluso cantar, ya sea en voz alta o mentalmente, unos mantras, pueden hacer que nuestro cuerpo se libere un poco de esa pesadez que el calor nos da.

Las prácticas al aire libre, obviamente, o son a primera hora de la mañana o al atardecer. Vamos, si o si. En horas centrales sería una locura.

 

image
Ya veis que la clave está en la aceptación y adaptación. No hay problema sin solución.
Pero a parte de todo esto que os estoy contando, intentó beber más agua de la habitual. Esto es algo que tenemos que tener en cuenta todos porque es algo tan básico que a veces se nos pasa. La mayor parte de nuestro cuerpo es agua y el calor hace que se “evapore” de una forma más acusada a la normal, aunque no sudemos de forma visible.
A parte de que al beber, si está un poco fresca mejor, estamos enfriando a nuestro cuerpo por dentro. Hasta yo que soy de beber el agua a temperatura ambiente, la bebo un poco fría. Además, no os engañéis, lo único que quita la sed es el agua.
Y a parte de intentar enfriarme por dentro bebiendo agua más fresca, también me refresco con agua por fuera y no es necesario ir a la piscina, que también esta bien, una sencilla ducha de agua fría en la bañera y nuestro cuerpo parecerá otro! Aunque sea por un rato.
Así que nada, si sois como yo y el calor hace que vuestro día a día sea un poco más complicado de llevar, animo! Intentad no darle demasiada importancia o protagonismo a esas sensaciones y emociones que se producen. Intentad buscar soluciones, aunque sean temporales o no de total efectividad.

Mi mantra, o frase de ánimo, más repetido en esta época, en los que la calor quiere hacerme pasar un mal rato es: ya queda menos para el otoño!! Pensar esto hace que se dibuje una sonrisa en mi cara y todo se va llevando mejor.

Además, si todo va como se supone, este otoño va a ser muy especial para mí y vosotros seréis protagonistas en mis alegrías.
Así que eso, que el calor os sea leve y a pasar un muy buen fin de semana.

Luz para todos!
Blanca

Anuncios

4 thoughts on “Practicar con mucho calor”

  1. hola Blanca,
    te sigo desde hace tiempo, en el blog y en instagram. me inspiras, me das fuerza. he admirado siempre todo lo relacionado con el mundo del yoga. te encontre un dia por casualidad aqui y luego te busque por instagram.. entonces empeze a descubrir todo este mundo de asanas que se ven por la red.. siempre ajeno a mi, cuando yo pensaba que el yoga es solo sentarse y meditar. donde yo vivo es imposible ir a alguna clase practica porque no hay , a menos que te desplaces unos 40 km .. algo impensable para mi .. que salgo de casa a las 08:00 para trabajar y regreso a las 21:00 h .. y con una peque de 3 años.
    busco algun ratito el fin de semana para hacer 4 payasadas porque lo que yo hago no es ni un cuarto a todo lo que sabeis hacer vosotras. pero claro te encuentras que no sabes como empezar, cuando no tienes nada de base, cuando ves que tu cuerpo es rigido y vas lo intentas ..un saludo al sol y luego piensas.. pero que estoy haciendo .. pero llega otro finde y vuelvo a intentar .. admiro a la gente que llega a todo y que quita tiempo para todo .. yo no se como organizarme .. puesto que entre semana el unico momento que tengo es a partir de las 23:30 – 00:00 h ( la casa y la niña se llevan mi tiempo) y a esa hora el cuerpo te pide descanso …
    en fin solo que me gustaria saber como fueron tus comienzos, .. como hiciste para empezar en casa .. cuanto tiempo deberia practicar para empezar a ver resultados .. yo solo veo que no tengo ninguna fuerza fisica sobre todo en los brazos .. seria mas adecuado empezar una temporada haciendo algun ejercicio solo para brazos ??? en fin gracias por leerme .. yo me he hecho el proposito de practicar un poquito más y por supuesto tu sigues siendo mi inspiracion.

    Me gusta

    1. Hola Vanessa:

      Blanca tiene mucha razón, cuando el calor aprieta como en estas fecha empieza a apretar, lo mejor es levantarse tempranito.

      Ya se que da una pereza terrible al principio pensar en levantarte antes, a mi me costaba horrores, pero ahora no pasa un día sin que me levanta a hacer yoga, porque aunque sólo sean 15 minutitos de respiración consciente y asanas suavecitas te quedas como nueva y si lo empiezas a hacer a menudo te vas a enganchar a sentirte súper bien.
      Y por la noche si tienes un rato y no te apetece darte mucha caña puedes hacer más yoga practicando Pranayama y Meditación, que como dice Blanca el yoga no sólo son posturas y los efectos que tiene en el cuerpo y en la mente son maravillosos.
      Espero que te animes, verás resultados en poquito tiempo, seguro!

      Muchas gracias Blanca por escribir, subir fotos y por inspirarnos tanto.

      Me encanta tu práctica y tu dedicación.

      Saludos, María.

      Me gusta

    2. Hola Vanessa, muchas gracias por compartir tu experiencia y a ver que te digo. Que tienes toda la razón del mundo, al día le faltan horas! Y más trabajando fuera de casa, dentro y siendo madre las 24h. Como se puede hacer entonces, organización y prioridades, no hay otra. María te ha comentado de maravilla y poco más te puedo decir yo.
      No es fácil, puesto que algo de lo que haces ahora tendrás que cambiar. Pero se trata de pensar que es lo que quieres y que hace falta para conseguirse, después pasar a la acción y comenzar.
      Que no puedes dedicar el mismo tiempo todos los días, no pasa nada, dos minutos son más que ninguno. Y créeme, temperame la intención ya es un gran paso.
      Así que ánimo!

      Mis comienzos fueron en casa, dedicando una media de quince minutos diarios y con mucha mucha voluntad. Era débil físicamente hablando, no tenía ni idea de lo que hoy por hoy iba a ser capar de realizar. Pero me sobraban las ganas y la motivacion. Lo demás fue viniendo solo.

      Si al principio no salen las asanas no pasa nada, en esa práctica se aprende a a saber dónde están los puntos a mejorar y se sigue trabajando en ello.

      Lo importante es no desistir.

      Sin duda ir a clase es lo mejor, pero cuando no se puede, como es tu caso, no es excusa.
      El proceso es más lento, ya que hay que aprender a ser profesor y alumno a la vez. Pero no es imposible y es un camino muy enriquecedor.

      Mucho ánimo! Y ya me contaras! 😉

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s