Consciencia con el planeta, Inspiracion

Caminando caminos.

Muy buenas yoguis!!

.
Los que me leéis desde hace tiempo sabéis de sobra que la naturaleza me encanta en cualquier formato y expresión.
Para realizar prácticas de yoga al aire libre, asanas, pranayamas, meditaciones y mantras cobran una fuerza especial cuando se realizan en contacto directo con la energía de la Tierra.
Cualquier actividad física, sobretodo correr por caminos y montes, es mucho más estimulante y divertido, al menos para mí.
En fin, cualquier actividad que permita disfrutar de aire limpio que nos oxigene mejor, sol ( si lo hay) que nos aporte su mágica energía, paisajes que maravillen a la vista, olores que enamoren al olfato y cualquier condición meteorológica ( viento, lluvia, niebla) que estimule al resto de sentidos y emociones. Me encanta!!

Y lo mejor de todo esto es que es muy sencillo de disfrutar y gratis!
Todos tenemos cerca de casa algún paraje natural, ya sea un parque, los campos que rodean la zona urbana, algún monte cercano, bosque, playa, etc. Estoy segura de que algo hay cerca.

Lo malo es que muchas veces la pereza nos puede y nos privamos a nosotros mismos de disfrutar de un rato en contacto directo con la naturaleza. Otras veces es por desconocimiento, no tenemos ni idea de los rincones escondidos, o a veces no tanto, que tenemos cerca de donde vivimos.

Por qué os hablo tantas veces de lo bueno e importante que es este contacto con la Madre Naturaleza, pues porque formamos parte de ella, venimos de ella, somos ella. Es nuestra familia más genuina y muchas veces es la relación que más descuidamos.
Todos somos energía, todo es energía, y no hay cosa mejor que recargar esa energía que en contacto directo con la fuente principal.

 

image
Camino a las faldas del Moncayo. Agreda.

 

No os ha pasado alguna vez que estáis todo el día en casa, por el motivo que sea, o lleváis horas ya trabajando en un sitio cerrado y tenéis la cabeza cargada, como espesa. No es que a vuestra casa o lugar de trabajo le falte oxígeno, lo que habéis consumido es el Prana, la energía vital de la que estamos compuestos y que también está en el aire, en todo el Universo.
Si alguna vez os vuelve a suceder, probar a salir a la calle, o asomaros a una ventana, y respirad profundamente durante unos minutos. De paso, estimulad a vuestra vista mirando a un punto cercano y luego a otro lejano durante un ratito. Quedaros en silencio escuchando los sonidos que os rodean en ese momento, intentando diferenciar todos los que podáis. Sentid en vuestra piel la temperatura exterior ( sea la que sea), la brisa o viento que pueda haber.
Haced estas acciones y veréis la diferencia.

Pero bueno, si encima disponéis de tiempo, lo mejor que podéis hacer es realizar todas estas acciones que os he comentado caminando durante un paseo que, seguramente, os dejara nuevos.

 

image
Camino en Zestoa, vía verde.

Pues bien, imaginad que incorporáis a vuestras actividades cotidianas este tipo de paseos, sin necesidad de esperar a que vuestro cuerpo os lo pida, veréis qué maravilla!
Además de recorrer los caminos o lugares verdes que ya conocéis, descubriréis caminos nuevos, generando así estímulos nuevos en cada paseo.

Caminar al aire libre es algo que prácticamente todo el mundo puede hacer y, hoy por hoy, es una de las actividades más sencilla y económicas que se me ocurren. Así que la única excusa que me podéis replicar es la falta de tiempo, pero tampoco me vale…. Ya que ni siquiera hace falta hacerla en un tiempo añadido a nuestras rutinas diarias, si eso es lo que estáis pensando. Cuantas veces cogemos el coche para ir a sitios que podemos ir andando perfectamente? A lo mejor pensáis que está todo demasiado lejos, pero seguramente pensáis eso porque nunca habéis probado a ir andando.
Os pongo un ejemplo con mi pueblo, Borja, 5000 habitantes, casi tantos coches como habitantes, o esa es mi sensación. En el fondo es un pueblo pequeño, no hay distancias exageradas. Yo vivo a las afueras y de mi casa al gimnasio, por ejemplo, que está en la otra punta del pueblo, no llega a dos kilómetros de distancia. De casa al cole no llega a un kilómetro y hace ya años que me di cuenta que tardaba lo mismo si íbamos en coche que andando, ya que en coche tengo que rodear el pueblo y luego apenas hay sitio para aparcar, con lo que se tarda lo mismo o más.
Así que prácticamente siempre vamos andando. Solo cojo el coche cuando tengo que comprar bastante, que si no es mucho cojo el carro de la compra, cuando hace muchísima calor, ya sabéis que la calor puede conmigo y mis fuerzas, o si después tengo que ir a otro lugar fuera del pueblo.

Ahora estaréis pensando que en un pueblo es más fácil, que en una gran ciudad es imposible, etc. Bueno, es cierto que no he vivido nunca en una gran ciudad, pero las pocas veces que he estado en Madrid, menos una vez, he ido desde Atocha al punto de destino andando. Uno fue en Gran Vía y el otro cerca de la Puerta de Alcalá. En ambas ocasiones consulte la ruta en el Google maps y la diferencia de ir andando a ir en coche era de cinco minutos por lo que personalmente pienso que no merecía la pena ir en coche (taxi). Fui andando, sabiendo que me daba tiempo llegar, y así pude disfrutar y conocer las calles de Madrid.

Pero bueno, sé que hay veces que por mucha voluntad que se tenga las cosas no son posible pero no por eso hay que dejar de poner intención.

En mi casa el ir a pasear, además de ir andando a los sitios, es algo habitual. Aunque yo soy la más andarina de los tres, son habituales los paseos en familia y os puedo asegurar de que es una actividad muy enriquecedora a todos los niveles. Se crean recuerdos, se fomenta la comunicación, ayuda a reafirmar y compartir valores morales y de respeto, tanto hacia las personas como a la naturaleza.
Vamos, que prácticamente son todo ventajas.
Así que espero haberos recordado, o reafirmado, la necesidad de movernos, de hacerlo en contacto con la naturaleza y su energía y de tenerlo presente en nuestro día a día.

Otra cosa, en los últimos años han aumentado el número de caminos y rutas que están señalizadas, tanto con postes de información, en mapas y aplicaciones. Esto es una maravilla para todos aquellos que nos encanta descubrir caminos. Pero eso sí, antes de recorrer una ruta nueva, hay que asegurarse de la dificultad que tiene, el tiempo que va a hacer, la distancia que tiene y si requiere de algún apunte especial a tener en cuenta. Por supuesto ir adecuadamente vestido y llevar agua.
No hay que subestimar a un sencillo paseo. Como todo, hay que hacer las cosas con lógica y con cabeza.

 

image
Camino del Santuario de Misericordia. Borja.

 

Mi pueblo, que pertenece a la Comarca del Campo de Borja, esta llenos de caminos y senderos muy bien señalizados y que es un gustazo recorrer. Viñedos, olivares y campos de cereal. Choperas a lo largo del valle del río Huecha. Hayedos en las faldas del Moncayo y bosques de pinares de todo tipo.
En fin, que os voy a contar yo de la tierra en la que vivo!

Bueno, que no me lío más, que comencéis la semana llenos de energía y buenas vibras!!

Muchísimas gracias por estar ahí cada día y mucha luz apara todos!

Blanca

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s