sobre mi

De talleres con Carmen Aguilar

Muy buenas!
Lo primero pediros disculpas ya que os prometí un nuevo vídeo con asanas que estiran bien todo el cuerpo después de una actividad física y aún no he podido grabarlo ( por unos problemillas técnicos que espero solucionar en breve). Prometo que pronto lo tendréis.

.
Mientras tanto aprovecho para contaros qué tal fue la experiencia en Madrid con Carmen Aguilar ( @cyogalab ) en los tres talleres a los que pude asistir hace unos días.
Todo el fin de semana, desde que salí de casa hasta que volví, fue una maravilla. La climatología espectacular, el trayecto, alojamiento , etc. todo muy bien!

El sábado nada más llegar a Madrid fui directa a Zentro Urban Yoga, donde se celebraban los talleres. Allí vi a Mercedes, co-fundadora de ZUY con los últimos preparativos del día.
Primera clase y Carmen dejó las “normas” muy claras, teníamos que darlo todo, nada de descansar ni charlar con el compañero, había que aprovechar el tiempo y empaparnos de todo lo que iba a compartir.

Carmen puede parecer seria pero tiene un gran sentido del humor. Pero vamos, frases como “aquí no deshace ni Dios” sonaron en la sala, jajaja.

Las clases de Carmen son intensas pero muy bien estructuradas y con una fluidez genial!

Este primer taller estaba dedicado a las posturas invertidas y terminamos practicando “pinchas” ( equilibrio sobre los antebrazos) y el pino sobre las manos ( handstand). Gracias a sus ajustes y consejos, también los de su marido Moisés, pudimos aprender y profundizar un poco más en el fascinante mundo de las asanas invertidas.
Ver a Carmen en acción es increíble, el control sobre su cuerpo es alucinante. Imitaba nuestras “malas ejecuciones” y nuestras caídas a cámara lenta, hablando a la vez y sin caerse ni hacerse daño por supuesto.
Otra frase desde su punto de vista como profesora es que “casi, casi hago esto o lo otro es NO, no haces nada!“. Pero insisto, lo dice todo con amor!
Si algo saqué en claro al escucharla hablar sobre su experiencia personal es que tiene una experiencia a las espaldas increíble y eso es lo que le da mucha autenticidad a sus palabras.

18 años como profesora, comenzó practicando Asthanga Yoga, después Yin Yoga y ya, años más tarde, “creo” su propia forma de profundizar en el trabajo físico del yoga.

Una manera de trabajar que pudimos vivir en persona y que a mí me gustó mucho, tiene mucho sentido.

Por la tarde llegó el segundo taller, apertura de caderas. El propósito en este caso fue colocar el pie detrás de la cabeza. Así que nos pusimos a ello, otra señora clase para calentar bien el cuerpo y sobretodo la zona de la cadera claro. Antes de probar la postura cumbre de la clase también propuso realizar una “tijera” en equilibrio de brazos. Una asana que se que puedo hacer pero que con la pedazo de clase recién hecha tuve mis dificultades para sacar la fuerza necesaria.

Finalmente, en posición tumbados, fuimos llevando al pie por detrás de la cabeza. Mi pie izquierdo pudo sostenerse por primera vez el solito, sin la ayuda de la mano. Al pie derecho le faltó un pelín.

Una vez más Carmen y Moisés fueron pasando por la sala para realizar ajustes a quien lo necesitara y a una compañera, que también sostuvo el pie detrás, le ayudó para que pudiera levantarse en equilibrio sobre la otra pierna, que pasada de momento!
Como muchos no conseguimos colocar los pies solitos, sin la ayuda de las manos, no pudimos profundizar realizando otras variaciones más complejas y volvimos a practicar invertidas, esta vez con variaciones.

.
Mis conclusiones después de estas dos clases estaban muy claras, principalmente me falta fuerza y resistencia. No tengo costumbre de clases estilo vinyasa y en cuanto hago una me agoto.

Por la tarde no podía con mis brazos! Los llevaba entumecidos.

Y aunque pensaba que al día siguiente tendría las agujetas del siglo no fue así, apenas unas sensaciones en la zona abdominal, ya que en esa zona fui consciente de lo floja que estoy. Pero principalmente era cansancio.

Llegó el domingo y nos esperaban 8 horas intensivas de la mano de Carmen y Moisés.

Primero, una clase destinada a favorecer las extensiones de columna ( backbends ). Otra mega clase dónde, está vez, usamos los cinturones de yoga para ayudarnos al construir la asana Eka Pada Rajakapotasana, la paloma real.
Después de la práctica “destripamos” la clase asana por asana y Carmen fue explicando el sentido que pretende dar a la secuencia para conseguir el propósito esperado, que no es otro que trabajar de forma específica alguna zona del cuerpo para que después pueda progresar en una o más posturas avanzadas.
Explicó su manera de clasificar las posturas: extensiones de columna, apertura de caderas, torsiones, equilibrio sobre las manos, invertidas, estiramientos laterales y splits ( apertura de piernas o espagart). Esto como clasificación general, luego hay más especificaciones.
De este modo prepara las clases, pensando en trabajar de una forma más específica para preparar al cuerpo y casi al final de la clase introducir una o más posturas “pic” ( posturas cumbre o avanzadas).
Una de las preguntas que le hicieron es si este sistema de organizar la clase es válido para cualquier persona que venga a la clase, teniendo en cuenta que puede ser su primer día, y su respuesta fue que si, porque una vez en la clase cada uno trabajará en su propio cuerpo y si nunca le enseñas a alguien lo que su cuerpo puede llegar a hacer, nunca comenzará a practicarlo. El ” no puedo” no cabe en las clases de Carmen. Algún día tiene que ser el primero y obviamente no va a salir, pero hay que comenzar.

De todos modos quiero insistir en que cada maestrillo tiene su librillo y este caso Carmen es del librillo de lo físico, de sacar jugo al cuerpo para que nos sorprenda en cada avance. Ojo! sin descuidar la parte filosófica del tema que nos ocupa, el Yoga. Para mí quedó muy claro que la práctica personal de Carmen es profunda y consciente del trabajo a realizar, sólo que ella potencia el aspecto físico porque es el que a ella más le ha ayudado en su proceso y sabe que esto mismo le puede pasar a otras personas.

En fin, que me siento muy identificada con su forma de sentir el yoga.
Después de una breve pausa para comer volvimos a la sala, esta vez con los maravillosos ajustes de Moisés ( @moises_chi ), quién por cierto, este mes de marzo promueve en Instagram un reto para iniciarse en la Meditación que está muy bien.
Moisés es el complemento perfecto de Carmen, es pura filosofía y de físico el mismo dice que ” todas las asanas las hago mal” , no lo he visto, no puedo opinar pero igual exagera. La cuestión es que se mismo motivo de sentirse incómodo en las posturas es el que le hace ser el “ajustador perfecto” , ya que sabe dónde se tienen más resistencias en la práctica.
Explicó a grandes rasgos las pautas a seguir a la hora de ajustar a un alumno y ya pasamos a la práctica, por parejas y practicando asanas de distintos tipos para ver los ajustes generales de cada una.

Posturas sentados con flexión, torsiones, de pie y extensiones.

Las explicaciones una maravilla y las sensaciones al ser ajustada en una asana son increíbles!

Nunca me habían ajustado y es algo que ayuda mucho a la mente, para entender qué tiene que hacer en cada postura, hablamos de cuando todavía no hay una buena consciencia corporal.
En fin, que tomé buena nota de todo y en cuanto he tenido ocasión he comenzado a llevarlo a la práctica.
Así terminó el fin se semana, lleno de nuevos conocimientos que asimilar y poner a trabajar.

Pero además de la tremenda experiencia de los talleres, me quedo con la experiencia humana y personal.

Pude poner piel a muchas personas que conozco virtualmente y a otras que siguen mis andanzas en las redes y el blog y que me encantó conocer. Al igual que el resto de compañeros de taller, llegados de todos los rincones de España. Qué bonito todo!!
El sábado por la tarde me acerqué hasta la plaza que hay junto al mercado de San Miguel para conocer a Nita ( @reinodenita ), pura energía de mujer, que también organizaba un taller ese fin de semana. A el asistían un grupo de #lokisyoguis como Laura, Mayte, Genma, @wanderlustyogui ( no recuerdo tu nombre!), Zule ( de @igersyoga) y más que no recuerdo sus nombres, mis disculpas! Pero si recuerdo la calidez y naturalidad del encuentro, qué maravilla poder conectar así, en las redes y en persona!

Espero que la vida vuelva a darnos la oportunidad de coincidir con más calma y tiempo.
Del grupo que estuvimos en los talleres de Carmen también tengo un gran recuerdo. Conocí a Luz ( @luzm_arrondo ), Teresa ( @tesskekereke ) que también es mañica, Tania, Virginia, Elís, un montón más de los cuales me fallan los nombres…..ay! los datos y mi memoria! Y también estaba Bea (@millennialtor ) que hasta trajo su libro ( mi libro, “Yoga para una vida feliz”) para que se lo dedicara!! Qué ilusión y cuanta gratitud por todo y a todos!


Ya veis, como otras veces hemos hablado, experiencias que no hacen más que enriquecer a nuestra Alma, llenarla de conocimiento, sensaciones y vida!
Como ya dije en las redes, sin duda, de los mejores regalos de cumpleaños que he tenido y seguro de los que mejor recuerdo me van a dejar.

Vivir experiencias es el mejor regalos de la vida, no os quedéis esperando a que sucedan, buscadlas!!

Este 2017 ha comenzado cargado de buenos momentos para mí, lo voy a aprovechar mientras dure. Este finde semana toca curso en Cestona, volver a nuestra segunda casa a empaparnos de conocimientos, vivencias y energía de la buena!

Espero que vuestra semana esté siendo productiva y que disfrutéis de cada momento vivido!
Muchísimas gracias por dedicarme parte de vuestro valioso tiempo!

Un abrazo lleno de luz para todos!
Indali

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s