sobre mi

Así fue mi participación en la III Moncayo Trail Barranco de Horcajuelo.

Muy buenas!

Éstos días se están acumulando experiencias que me gustaría compartir con vosotros y me está faltando tiempo para sentarme a escribir, pero bueno poco a poco voy con una de ellas.
El pasado domingo, 23 de abril, participé en la tercera edición de la Moncayo Trail Barranco de Horcajuelo, la localidad de Añón de Moncayo.
Antes de seguir con la crónica de ese día os pongo en antecedentes. Mi historial como corredora es muy breve y escaso. Hace unos tres años que decidí que estaba preparada para empezar a correr, o por lo menos a trotar.

Desde que se me diagnosticó la escoliosis severa que tengo, con 13 años, dejé de hacer todo tipo de actividad física y por supuesto a correr estaba prohibido.

Pero cuando a los 33 años decidí que era hora de cuidarme en serio y comencé a ir al gimnasio, después llegó el yoga a mi vida, etc. el tiempo fue pasando y fui consciente de que estaba capacitada para realizar prácticamente cualquier cosa, decidí que correr iba a ser una de esas actividades.
El primer día que intenté correr, un poco, no aguanté ni 100 m. Me quedé sin aire, roja como un tomate y me pesaba todo toneladas.

Pero no me vine abajo . Por aquel entonces ya seguía a Cristina Mitre en las redes y ella fue la que me convenció, en la distancia, de que poco a poco lo conseguiría.

Así que de una forma poco regular, lo reconozco, comencé a salir para caminar y trotar. Poco a poco, con el tiempo conseguí correr mi primer kilómetro de tirón y eso fue todo un estímulo para mí. Recuerdo que ese día me aplaudí a mi misma!!
Cómo os digo, nunca he sido muy constante ni he aprendido una técnica depurada. Sencillamente salía y me dejaba llevar. Poco a poco fui ganando capacidad pulmonar y resistencia lo cual me permitió trotar de una forma más cómoda.

.
A lo largo de estos años he tenido que parar por diferentes motivos, la operación de várices, problemas con los isquiotibiales que después me impedían practicar yoga con comodidad han hecho que hubiera parones.
La cuestión es que el año pasado decidí apuntarme a mi primera carrera y para este propósito elegí la Moncayo trail. Yo soy de correr por camino y monte, el asfalto no me atrae mucho, así que me pareció una buena opción. Por supuesto la distancia pequeña, 7k. Los 20k y los 42k los dejo para los verdaderos amantes del trail.

Al estar apuntada en una carrera descubrí el tremendo estímulo que supone para que los entrenos sean más constantes y conscientes.
Tengo muy buen recuerdo de aquel día, en 2016. La corrí sola, lo cual hizo que el trabajo personal fuera enorme. Las sensaciones no fueron buenas y aún así terminé con buen sabor de boca por el trabajo realizado. Me quedé con muchas ganas de volver a repetir.
Así que en cuanto leí que se abrían las inscripciones para la carrera de este año, no me lo pensé y empecé a prepararla.

.
Mi primer chasco fue que me falló la acompañante. Para este año teníamos planeado correr Paola y yo. Paola es mi compañera de trote dominguero. Ella todavía no ha participado en una carrera de este tipo la convencí de apuntarse conmigo.

El problema fue que le surgió un evento personal que le impedía estar presente ese día en la carrera. Me quedé sin compañía.
Aún así comencé a entrenar, pero apareció el segundo problema. El isquiotibial izquierdo comenzó a protestar, mucho y muy pronto. Tuve que dejar de salir a entrenar ya que acababa de comenzar a impartir clases y esta molestia me impedía practicar con tranquilidad.
Con todo esto no quiero quitarle las ganas de salir a correr a nadie. Asumo mi culpa ya que mis entrenos no están controlados por alguien que entiende, con lo cual es muy fácil que mi técnica sea muy mejorable. Y tampoco he acudido a la ayuda de un fisioterapeuta profesional que preparase mis piernas y me indicara que podía hacer por mejorar la situación.
Sencillamente no he tomado más atención de la que debería porque correr tampoco es algo que me entusiasme demasiado. Me gusta salir a correr de vez en cuando pero no tengo el Runnin en las venas.
La cuestión es que todos estos escalones a superar me hicieron pensar si continuaba adelante con la participación en la carrera o no.

.
A todo esto, mi marido decidió acompañarme y también se apuntó, lo cual fue un aliciente para decidir seguir hasta el final.

.
Aunque no he entrenado como se debería para una carrera de este tipo, las carreras por el monte requieren un entrenamiento más específico, sí que he salido a caminar, a trotar ligeramente y he puesto un poco más de énfasis en fortalecer mis piernas para que estuvieran preparadas para las desniveles que hay que afrontar.

.
Y el gran día llegó!!



Con un clima perfecto ( sol, sin viento y una temperatura ideal ) llegamos a Añon para recoger el dorsal y disponernos a disfrutar del hermoso recorrido de la organización había preparado para este año.
Si algo puedo destacar de esta carrera es que el entorno es increíble y la organización, que es de 11, 12 o más!!




Así que sin ninguna pretensión más que la de disfrutar nos plantamos en el arco de salida y eso es lo que hicimos.

Todo el monte estaba super verde, correr al lado del río, las increíbles vistas del Moncayo al fondo que todavía tiene algo de nieve, correr entre choperas, atravesar riachuelos, algún que otro pedregal, ver a la gente animando a lo largo de prácticamente todo el recorrido! Una gozada!



Habiendo estudiado con anterioridad el perfil de la carrera, desniveles y todo lo necesario para tener una visualización de lo que había que hacer en cada kilómetro, recorrimos los 7km.
Tardé 55 minutos en recorrerlo y tengo que decir que estoy más que satisfecha teniendo en cuenta lo mal preparada que llegaba.

De hecho, estoy tan contenta que ya estoy pensando en la del año que viene! A ver si para entonces he aprendido a cómo llevar a mi cuerpo al trote y la preparo un poco mejor.

.
Correr junto a mi marido fue una experiencia muy bonita, era la primera vez que realizábamos una actividad deportiva de este tipo juntos y estoy segura de que va a dejarnos un buen recuerdo. Su participación estuvo motivada principalmente para acompañarme y eso es lo que hizo en todo el recorrido, hasta entrar juntos en la meta. 

.
Así que ya veis como a veces nuestra mente planea cosas que después las circunstancias de la vida se encarga de ir cambiando. Todo está en cómo sepamos reaccionar ante esos cambios y gestionemos los pasos para poder continuar.

Visualizar, aceptar, gestionar, priorizar, aprender, son algunas de las palabras que vienen a mi cabeza cuando pienso en esta experiencia.

.
Si vivís cerca de Zaragoza, os gusta correr y tenéis oportunidad, no dudéis en apuntaros a esta carrera el año que viene, será en abril y merece la pena muchísimo!!

Una vez más, aprovecho para dar las gracias a la organización de la carrera, a vuestros pies y deseando que llegue el año que viene!!

Y por favor, que vuelva Mariano Navascuez! El mejor speaker del mundo! 

.
A partir de ahora, que viene el buen tiempo, espero poder seguir saliendo al monte a realizar caminatas y descubrir nuevos rincones escondidos del Sistema Ibérico, que es lo que más cerca tengo de mi casa. A media horita escasa.

También me gustaría poder subir al Pirineo, ya que el día del libro me hice con uno que tiene 24 rutas para descubrir los Ibones y glaciares del Pirineo. Todas las rutas bastante asequibles y de las cuales espero disfrutar de más de una. Os iré contando.
Y es que desde siempre me ha cuidado mucho más el monte de la playa, aunque me gustan las dos cosas. Pero si me das a elegir prefiero tirar al monte como las cabras!! Jajaja

.
Bueno familia, hasta aquí mi resumen de la carrera del domingo y nada más, que paséis una buena semana.

En el próximo post os contaré cómo vamos a empezar el reto del mes de mayo y los regalos que habrá al final, no os lo perdáis.

.

Un abrazo para todos y muchísimas gracias por prestarme parte de vuestro valioso tiempo!
Indali

Anuncios

1 thought on “Así fue mi participación en la III Moncayo Trail Barranco de Horcajuelo.”

  1. Felicidades por esa carrera! Yo soy una enamorada del Pirineo. Lo de los ibones suena fenomenal, y con niños se puede llegar a más de uno. Además los refugios cada vez son más cómodos, y pasar el finde por allí arriba es tan tan regenerador… Ánimo y que descubráis muchos ibones!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s